Publicidad
Bogotá 10 Jun 2011 - 5:24 pm

El domingo, último día de avistamiento guiado

A 'pajarear' en el Simón Bolívar

En Bogotá hay cerca de 200 especies de aves y 30 de ellas se pueden ver en el parque metropolitano. Estudiantes, expertos y curiosos las descubren cada domingo en recorridos que duran 20 minutos.

Por: Laura A. Díaz Villamil Plaza / Capital.org
  • 23Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/bogota/pajarear-el-simon-bolivar-articulo-276601
    http://www.elespectador.com/noticias/bogota/pajarear-el-simon-bolivar-articulo-276601
  • 0
Foto: Herminso Ruíz

En el Parque Simón Bolívar los domingos se escuchan los carritos que venden helados, la algarabía de las familias, la respiración fuerte de los que van a trotar, los gritos de los artistas marciales y las salpicaduras de agua de los botes y lanchas en el lago. Sin embargo, hay un lugar donde todos los días se oye con claridad el canto de los pájaros. Se llama “La Isla”.

Esta zona, en medio del lago, conectada por dos puentes de madera, fue cerrada cinco años atrás por motivos de control y seguridad. Ahora es el refugio de casi 30 especies de aves de las 200 que hay en Bogotá.

La Secretaría Distrital de Ambiente, el Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD) y el Instituto para la Protección de la Niñez y la Juventud (Idiprón), en un convenio, decidieron abrirla de nuevo para realizar una actividad llamada “Pajareando”. De acuerdo con Zoraida Acosta, de la Subdirección de Parques del IDRD, la iniciativa busca la promoción de actividades de observación de aves en libertad, sin necesidad de tenerlas en una jaula.

Al entrar a “La Isla” se ve un grupo de 20 personas que esperan a los guías. Dos minutos después los reúne Juan Carlos Linero, biólogo encargado, para explicarles el motivo del encuentro. También llega María Paola Higuera, ecóloga de la Asociación Colombiana de Ornitología y una de los guías, quien divide el grupo a la mitad. Luego, reparte los binoculares a los asistentes, les enseña cómo usarlos mientras recuerda: “Es importante que aprendan a utilizarlos bien porque son las herramientas principales para hacer la observación”.

El silencio entre los visitantes es primordial para no ahuyentar a las aves. “Ellas se han acostumbrado a los ruidos que hay alrededor de la isla, pero no adentro, cuando notan algún ruido se esconden”, dice Linero. Mientras caminan en silencio esas diez personas, con sus binoculares colgados del cuello, alzan la vista hacia las copas de los árboles buscando los nidos o pájaros que se encuentren por ahí y, de vez en cuando, hacia el lago, donde están los patos zambullidores.

Entre las aves que habitan el parque están las mirlas, los copetones, los colibrís y los cardenales, estos últimos de color negro con cresta roja. “Lo que más me gustó fue el cardenal porque tiene unos colores muy vivos y es muy bonito”, expresa Johanna Sánchez, una de las asistentes, que iba con sus dos hijos y su esposo para realizar una tarea de uno de los menores.

“Pajareando” iba hasta el 29 de mayo, pero fue extendido hasta mañana ante el éxito de la convocatoria. El recorrido dura 20 minutos y se hace en grupos de 10 personas, par un total de 180 cada día. “Es una manera de que los parques de recreación activa tengan un componente de educación ambiental”, concluye Juan Carlos Linero.

También en los humedales

Dado que Bogotá fue construida en los humedales de la gran sabana, es terreno atractivo para aves migratorias y especies endémicas sobre las cuales los habitantes de la ciudad pocas veces reparan, pero que tienen inmenso valor en asuntos como el control de vectores y son objeto de fascinación para expertos nacionales y extranjeros.

Entre las especies más comunes en los humedales bogotanos se encuentran la tingua de pico verde (Gallinula melanops), la garza del ganado (Bulbulcus ibis), la garza estriada o garza castaña (Butorides striatus), la tingua de pico rojo o tingua moteada (Gallinula chloropus) y la tingua bogotana (Rallus semiplumbeus). También es posible encontrar en la capital ejemplares de chorlo canadiense (Tringa flavipes), cucarachero de pantano (Cistothorus apolinari) y toche de pantano o monjita (Agelaius icterocephalus).

  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Cerca de 70 líderes se encuentran amenazados por bandas criminales en Antioquia
  • Papá Noel tiene taxi y me hizo una carrera
  • Proponen que candidato presidencial de un partido sea cabeza de lista al Congreso

Lo más compartido

  • Tras más de un año de sequía, la lluvia volvió a La Guajira
  • Murió el actor Robin Williams
  • "Si quiere llamarme alarmista hágalo"
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio