Panfletos contra musulmanes en Bogotá

Han circulado por cadenas de correo electrónico, redes sociales, en iglesias cristianas y católicas y, sobre todo, en el barrio El Polo panfletos que rezan "En Colombia, NO al Islam".

El pasquín, que no aparece firmado, ni da señas de sus presuntos responsables, tiene un cuadro comparativo entre Jesús y Mahoma en el que discute la santidad de este último mediante argumentos dogmáticos como que "Jesús recibió la voz de Dios directamente, mientras que Mahoma no recibió o escuchó directamente la voz de Alá. Fue supuestamente la de un ángel".

Renglón seguido, dice "Jesús es el personaje de todos los tiempos (…) Mahoma no se puede comparar con él. Él es, en definitiva, un pedófilo, violador de niñas, asesino, ladrón, criminal y terrorista". Y añade que, "los musulmanes con su religión islámica son terroristas peligrosos. Ellos son los que están matando niños y mujeres en Siria y Nigeria. Matan mujeres a piedra y no las entierran. El mahometano no perdona, no concilia, vive lleno de odio y crimen".

Casualmente, este panfleto fundamentalista está siendo desperdigado en inmediaciones de una nueva mezquita que está a semanas de ser inaugurada. Ubicada en la calle 80 con carrera 30, justo en frente de la Escuela Militar de Cadetes José María Córdoba, esta edificación es construida por la Asociación Benéfica Islámica, con fondos recogidos entre la comunidad religiosa y organizaciones internacionales, en especial de Arabia Saudí. Según miembros de esa comunidad, podría llegar a costar $4.000 millones.

Por primera vez, Bogotá tendría un templo musulmán acorde con la tradición, con un minarete para llamar a los fieles y un domo que los acoge "bajo la mirada de Alá". En ella cabrán 500 feligreses de 3000 que habitan en la ciudad (cálculos que hace la comunidad sunita). "En los sesentas nos reuníamos en casas privadas. Durante los últimos 34 años nos amparó un local en la calle 11 con novena y desde 1991 hemos crecido tanto que en el 2004 adquirimos la casa de la mezquita Estambul, ubicada en Chapinero", explica Carlos Sánchez, el director de la mezquita Estambul.

Incluso, según afirman feligreses de ese mismo templo, en Bogotá nada más, 10 cristianos o católicos se estarían convirtiendo diariamente al Islam. La cifra, si bien no convence a los cristianos, daría cuenta de un auge de esa religión que va más allá de la inmigración de países del medio oriente.

"Somos abiertos a todas las religiones, dialogamos y estrechamos la mano con budistas y cristianos. En el Corán encontramos la forma de vida que nos acompaña cuando comemos, desde que nos levantamos", le dijo Sánchez a este diario. Por tomarse la religión de esa manera, tal vez, es que el Islam despertaría este tipo de brotes xenófobos injustificados. Sin embargo, como dice Sánchez, "la propaganda contra nosotros ha funcionado".
Las denuncias para determinar los responsables de esta cadena ya fueron interpuestas ante la Policía, según los feligreses.

Tags