Para dejar a su esposo, mujer finge secuestro en Cundinamarca

Uniformados del Gaula de la Policía la encontraron en una casa del barrio Altos de Cazucá, en Soacha, durmiendo con quien sería su nuevo compañero sentimental.

Sorprendidos. Así quedaron uniformados del Gaula de la Policía cuando encontraron en una casa del barrio Altos de Cazucá en Soacha, Cundinamarca, a una mujer de 24 años que supuestamente había sido secuestrada, durmiendo junto con su nuevo compañero sentimental. ¿La razón? Quería dejar a su esposo. (Lea: Para pagar cuenta de burdel, joven se autosecuestró en Medellín)

De acuerdo con las primeras declaraciones de la mujer, estaba en ese lugar por su voluntad y fingió su secuestro aprovechando que a su esposo lo señalaban de ser expendedor de drogas en el barrio.  

El subdirector del Gaula, el coronel Jorge Agudelo, explicó que “el esposo fue contactado por el celular de la víctima mediante mensajes vía WhatsApp donde le explican que el motivo del secuestro es por los supuestos nexos de su cónyuge con tráfico de estupefacientes, por lo cual este debe irse del municipio al igual que todos aquellos que se dedican a esta actividad”.

Una de las conversaciones entre los supuestos captores y el esposo de la mujer secuestrada. Captura de pantalla: Cortesía Gaula de la Policía. 

La mujer habría sido secuestrada hace una semana, cuando su cónyugue interpuso la denuncia de su desaparición ante las autoridades. Entre las pruebas de vida que la mujer le enviaba a su esposo para obligarlo a irse de la zona a cambio de su “liberación”, está un audio donde se escucha a la aparente víctima llorar y saludar a su madre por su cumpleaños.

“La supuesta plagiada se encontraba durmiendo tranquilamente con un acompañante, a lo que manifestó de manera taxativa que no estaba secuestrada ni mucho menos en contra de su voluntad, y que había sido consciente de lo que había hecho teniendo en cuenta la problemática que vivía su municipio por la venta de drogas”, concluyó el coronel Agudelo.