Publicidad
Bogotá 28 Nov 2012 - 10:00 pm

Por orden del Consejo de Estado

Parque de la Independencia, en manos del Mincultura

La polémica transformación de este símbolo enfrenta a colectivos de ciudadanos.

Por: Verónica Téllez Oliveros
  • 83Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/bogota/parque-de-independencia-manos-del-mincultura-articulo-389660
    http://tinyurl.com/ch3wboq
  • 0
insertar
Parque de la Independencia, ubicado en la calle 26 entre carreras 5ª y 7ª. /Óscar Pérez

Lo que empezó como una obra para la ampliación de la Fase III de Transmilenio sobre la calle 26 y la incorporación del Parque Bicentenario al Parque Metropolitano de la Independencia, en pleno centro de la ciudad, se convirtió en una lucha que hoy enfrenta a poderosos grupos ciudadanos en torno al desarrollo arquitectónico del sector. En medio de esta puja, los trabajos están paralizados desde enero pasado y el Consejo de Estado reiteró en octubre que así debe continuar el asunto hasta que el Ministerio de Cultura emita la aprobación pertinente sobre los proyectos.

Fueron los vecinos del sector y miembros del colectivo Habitando el Territorio quienes lograron que el Tribunal Administrativo de Cundinamarca ordenara en enero la suspensión de las obras para la transformación del Parque de la Independencia. Unos trabajos que arrancaron en 2010, durante la administración de Samuel Moreno, como parte de la conmemoración del bicentenario de la Independencia nacional. En éstos se proyectó integrar los costados norte y sur de la calle 26 entre carreras 5ª y 7ª, y unir el parque con el edificio Embajador, el Museo de Arte Moderno y la Biblioteca Nacional, como parte de la Fase III de Transmilenio.

La depredación de especies nativas como palmas de cera centenarias y cauchos sabaneros es una de las principales amenazas que representan las obras de ampliación de la calle 26 para el patrimonio público y cultural y el equilibrio ecológico del sector, según el colectivo Habitando el Territorio.

Además de estas razones, el Tribunal administrativo de Cundinamarca falló a favor de la comunidad, por considerar que el Distrito no contaba con los permisos necesarios del Ministerio de Cultura para realizar los trabajos, ya que se compromete un bien de interés cultural de la Nación: las Torres del Parque, construidas por el arquitecto Rogelio Salmona, y su área de influencia, es decir, el Parque de la Independencia.

El tema prosiguió en una puja entre el Distrito y la Nación, pues el primero argumentó que sí contaba con los permisos necesarios y, con miras a continuar el proyecto, apeló la medida cautelar de suspensión de las obras ante el Consejo de Estado en marzo de este año. Fallo que fue resuelto en octubre, en el que el que los magistrados ratifican el cese de las labores mientras “el Ministerio de Cultura no emita la aprobación correspondiente respecto de los proyectos que se pretende ejecutar”.

Además, posibles irregularidades fueron reveladas en este proceso por parte de la administración distrital, ya que el Ministerio de Cultura, mediante una carta enviada a la Alcaldía Mayor en febrero de este año, señaló que en diciembre de 2011 el Distrito fijó una nueva delimitación para el Parque de la Independencia sin consultarlo previamente, dejando por fuera del área el Kiosco de la Luz y gran parte del área del parque que limita con la calle 26. También dejó en claro que la propuesta tiene elementos que le restan protagonismo al parque, sus zonas verdes y árboles, y señaló la necesidad de entablar un diálogo con la comunidad para resolver las diferencias.

Hasta este momento, el único grupo ciudadano que se había manifestado sobre las obras fue Habitando el Territorio. Pero en días recientes, miembros de la comunidad que forman parte de la Asociación Cívica Centro Internacional San Diego dieron a conocer a este diario su descontento con la suspensión de las obras y las dificultades que representa para los vecinos del sector la parálisis de la Fase II de Transmilenio en este tramo. Igor Peña, abogado de Colpatria, grupo que hace parte de esta asociación, explica que además de la movilidad, estos hechos están afectando la seguridad del sector del Centro Internacional. Para él y los demás integrantes de este grupo, la solución es terminar las obras que ya empezaron y en las que se han invertido $13.866 millones, según cifras del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU).

De fondo también hay una pelea en torno a las visiones arquitectónicas de la ciudad. Para Juan Luis Rodríguez, miembro del colectivo Ciudades Invisibles, la transformación del parque constituye una actitud proyeccionista innecesaria “que arrasa con un paisaje arquitectónico y ambiental”. Añade que además es absurdo que la administración distrital haya invertido $1.300 millones en el diseño, cuando este tipo de procesos sólo se estiman en máximo $200 millones.

Del lado del Distrito y con el cambio de administración, se sabe que también han cambiado las perspectivas respecto al proceso y se estudian alternativas para modificar el proyecto, pues a todas luces “es una obra invasiva e inconveniente”, como lo admitió una alta fuente determinante en este proceso.

Sin embargo, la administración también está unificando sus criterios frente al proyecto, de acuerdo con los conceptos de las entidades involucradas, como el Instituto Distrital de Patrimonio Cultural y el IDU. También se sabe que se estudian diferentes alternativas, que incluyen la demolición de lo que hasta ahora se ha construido, pero el problema es que podría haber un posible detrimento, que aún no está claro.

Por ahora, el rumbo del simbólico parque está en manos del Ministerio de Cultura, que ya ha manifestado las inconveniencias para el patrimonio de esta obra y las faltas del Distrito.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 1
  • Enviar
  • Imprimir

Lo más compartido

1
Opinión

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Gilberto Arango G.

Jue, 11/29/2012 - 07:40
ERAN $200 MILLONES PERO LA ADMINISTRACIÓN DISTRITAL PAGÓ $1.200 MILLONES,TAN RARO NO?? ESTOS ALCALDES COMUNISTAS SON TODOS IGUALES,UNAS RATAS DE ALCANTARILLA!!!!!
Publicidad
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio