"A Peñalosa le importa más el cemento que una reserva ambiental": Armando Benedetti

Desde el Congreso cuestionaron que el alcalde promueva una urbanización en la reserva Thomas van der Hammen.

Los reclamos en contra de alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa Londoño, no cesan por su decisión de construir “en parte” una urbanización en la reserva forestal Thomas van der Hammen. Y es que el alcalde admitió el miércoles que su proyecto de vivienda para la capital implicará que se construya “en parte” sobre la reserva. “La Reserva es la única del mundo que no tiene árboles, son potreros. La parte que sí tiene árboles, que es la colina de Suba, por supuesto se protege. Lo que es realmente el bosquecito van der Hammen son cinco hectáreas pero ahí hay 1.400 hectáreas de potreros. Y por supuesto que uno quisiera hacer reservas forestales en todas las ciudades, pero donde hoy viven todos los ciudadanos de Bogotá antes eran bosques”, sostuvo.  (Lea: Thomas van der Hammen, ¿de reserva ambiental a urbanización?)

Desde el Congreso han reclamado al mandatario respeto por el tema ambiental y no pensar en construir el proyecto de vivienda 'Ciudad Paz’ en este espacio ecológico de la ciudad. (Lea: Peñalosa admite que proyecto de vivienda 'Ciudad Paz' afectaría Reserva Van der Hammen)

El senador Armando Benedetti Villaneda, permanente crítico del alcalde, dijo que “Peñalosa es un hombre de cemento y es un hombre que no le importa la parte social”.

Peñalosa no tiene ningún respeto por lo social, ni por la pobreza, ni por el medio ambiente. Quiere hacer unas casas en donde hay una reserva forestal y pues en realidad debería saber que por tratarse de un pulmón ambiental no las puede hacer ahí”, sostuvo. A juicio de Benedetti, todos los bogotanos deben ver realmente cómo se pueden proteger los derechos ambientales frente a una posible urbanización en la reserva.

De hecho, el senador dijo que “a Peñalosa le gustaría maquillar Bogotá y esconder todos los pobres debajo de una alfombra pero como no lo podrá hacer, debemos estar pendientes de hacer respetar el derecho de todos los ciudadanos”.

En 2011, la Reserva fue declarada por la CAR como Área de Reserva Forestal Productora Regional del Norte. Es decir, por norma, el principal uso de las 1.395 hectáreas de la reserva es forestal y deben protegerse. La recreación debe ser pasiva y otras actividades, como la vivienda o el agro, sólo se pueden hacer siguiendo los lineamientos de autoridades ambientales como la CAR.

Sobre el tema, la Administración también aseguró que la propuesta no sólo es construir casas, sino tener un plan ambicioso en materia ambiental. “El desarrollo del norte va más allá de la reserva, que tiene 1.400 hectáreas, la mayoría sin árboles. La propuesta es conservar las zonas donde hay bosque y, además, llegar a más de 1.700 hectáreas verdes, con la construcción de parques lineales que conserven el ecosistema y mantengan intacta la ruta de aves migratorias. Estos parques conectarán el circuito ambiental que une el río Bogotá con los cerros. Así se espera resolver problemas, como los casi 100 pozos sépticos que contaminan las aguas subterráneas”. (Lea: Reactivarán planes para construir viviendas en Bogotá)

Ante la avalancha de críticas y reparos por parte de algunos internautas en las redes sociales, la Administración Distrital respondió que la discusión planteada es entre ambientalistas con distintas posturas sobre la reserva, haciendo énfasis en que se propone “una zona más verde y sostenible que la actual”.

No obstante, la Alcaldía –que recordó que Peñalosa ha sido reconocido con distinciones como el Premio Gotemburgo del Desarrollo Sostenible, conocido como el Nobel del Medio Ambiente– aseguró que cualquier proyecto que se desee promover en la reserva deberá contar con el visto bueno de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) y el Ministerio de Ambiente.