¿Por qué se suspendió el servicio de urgencias en la Clínica Nicolás de Federmán?

La Secretaría de Salud, la Personería y la Defensoría del Pueblo, constataron durante 10 días las múltiples denuncias de usuarios por el estado de la infraestructura. También fue sellada la sala de obstetricia.

Secretaría de Salud.

Los vecinos de la localidad de Teusaquillo se vieron sorprendidos este viernes con el cierre temporal de varios servicios de la Clínica Nicolás de Federmán. La suspensión, ordenada y ejecutada por la Secretaría Distrital de Salud, estuvo basada en varias denuncias que recibió la entidad por parte de los usuarios. Por eso, en compañía de la Personería de Bogotá y la Defensoría del Pueblo, funcionarios del Distrito visitaron las instalaciones del centro médico durante 10 días y constataron las irregularidades por las que decidieron sellar dos de sus servicios.

La primera y más repetitiva queja que pudieron validar los funcionarios fue el estado de las instalaciones cuando llueve. Los intensos aguaceros de esta semana dejaron al descubierto los fallos de la infraestructura de la clínica, cuando justo durante las visitas de la Secretaría los edificios se inundaron. Pero no fue lo único. La inspección también dio cuenta de otras falencias como el déficit de personal y múltiples fallas en equipos, gestión de medicamentos, dispositivos médicos e insumos. Por último, la entidad constató que la atención básica al usuario en procesos como guías y protocolos, también presenta deficiencias.

Así fue que la entidad, basada en denuncias que durante tres años no fueron tenidas en cuenta, determinó la suspensión de los servicios de urgencias y obstetricia con el objetivo de evitar que los usuarios sigan siendo atendidos en esas condiciones o, peor aún, una tragedia derivada de las fallas que tiene la clínica. Además, por solicitud de la Personería, los hechos denunciados serán investigados para determinar las responsabilidades por el lamentable estado para un centro de salud.

Las denuncias en que sustentó la Secretaría de Salud su operación fueron recibidas entre los años 2014 y lo corrido del 2017. En total, fueron 29 quejas por presuntas irregularidades en la prestación de los servicios, que hasta ahora pudieron ser constatadas por el Distrito. Ahora, los usuarios que habitualmente son atendidos en el centro médico, tendrán que buscar atención en otras instituciones de salud. Según la Secretaría de Salud, al ser obligatoria dicha atención, de ninguna manera se verá afectada la prestación de este servicio a los usuarios de la clínica.

Los usuarios podrán solicitar los servicios que momentáneamente dejará de prestar la clínica en centros de salud como la Cardiovascular Navarra, el Hospital San José, el Instituto Nacional de Cancerología, el Hospital San Carlos, la Clínica Nuestra Señora de la Paz, la Sociedad de Cirugía de Bogotá y la Clínica Fundadores.