Publicidad
Bogotá 24 Jun 2013 - 10:00 pm

Turismo sexual es principalmente homosexual

"La prostitución está mutando"

Así lo revela un estudio de la Secretaría de Gobierno que, además, dice que solo el 18% de los establecimientos de trabajo sexual están en zonas autorizadas.

Por: Camilo Segura Álvarez
  • 33Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/bogota/prostitucion-esta-mutando-articulo-429826
    http://tinyurl.com/og3bfwr
  • 0
insertar

Durante los últimos años se han configurado nuevas modalidades y puntos claves donde funciona la prostitución en la ciudad y, en su mayoría, no están ubicados dentro de las zonas de tolerancia legales. Esta es una de las conclusiones que contiene un informe del Centro de Estudio y Análisis en Seguridad y Convivencia (Ceacsc) conocido por El Espectador. También, en el documento, aparecen nuevas formas de explotar las rentas generadas por el trabajo sexual y los detalles de las violencias que sufren quienes ejercen el oficio y sus usuarios.

A partir de un ejercicio de censo de población trabajadora sexual que durante el último año realizó la Secretaría de Integración Social, el estudio del Ceacsc identificó que en Bogotá existen 404 establecimientos y espacios donde se ejerce la prostitución. Las localidades con mayor número de puntos identificados son Mártires, con el 18,1%; Kennedy, 13,9%; Barrios Unidos, 12,1%, y Chapinero, 11,9%.

Es llamativo que sólo el 18% de esos 404 establecimientos o espacios está en una zona de tolerancia (espacios donde, por definición del ordenamiento territorial, está permitido el uso del suelo para negocios relacionados con el trabajo sexual), es decir, la que ya estaba definida en el decreto 335 de 2009, delimitada en la UPZ La Sabana, localidad de Mártires.

La administración de Gustavo Petro, en su modificación excepcional del Plan de Ordenamiento Territorial, ha propuesto que la prostitución también se pueda ejercer en “centros especializados, entendidos como la agrupación de locales para comercio y servicios al por menor, servidos a través de áreas de copropiedad internas, sometidos al régimen de propiedad horizontal”, que aún no se han definido espacialmente. Sin embargo, el proyecto no ha sido aceptado por el Concejo de la ciudad por presuntas irregularidades de forma y fondo.

Ambos estudios, el censo de Integración Social y el documento del Ceacsc, coinciden en afirmar que cerca de 7.000 personas trabajan en las distintas modalidades de prostitución, de las cuales el 7% es de menores de edad. El 21% de la totalidad de trabajadores sexuales es población vulnerable, y de ese porcentaje, el 33% son adolescentes, el 41% adultos mayores, el 25% habitantes de calle y el 1% presenta alguna discapacidad.

“Se observa que el fenómeno de la prostitución comprende una dimensión distinta al ejercicio tradicional (calle, zonas de tolerancia). Ahora, se ha logrado identificar otras modalidades y ‘camuflajes’ en los establecimientos y espacios donde se desarrolla esta actividad”, dice una de las conclusiones del documento. Esas nuevas modalidades corresponden a las “casas coreanas”, cafés, el tipo de bar “barra y tanga”, salas de masajes, tiendas barriales, restaurantes, clubes privados, amanecederos y tiendas de video pornográfico. Además, el estudio añade que estas modalidades están ganando cabida pues significan “una innovación para los clientes, la adopción de culturas de otros países, fachadas de lavado de activos del microtráfico y la apertura de nuevos mercados producto de las redes cliente-contacto”.

Uno de los aportes más importantes que arroja este estudio sobre un negocio que diariamente mueve cerca de $334 millones es la caracterización de los actores comprometidos. Por ejemplo, sobre los proxenetas advierte que “las formas de sometimiento pasan por el endeudamiento por los gastos de viaje (cuando las personas vienen de las regiones), reclusión, confiscación de documentos, consumo de drogas y alcohol, violencia física, violaciones y chantaje, entre otras”.

El turismo sexual también es definido como una oferta que en Bogotá “es principalmente homosexual y opera a través de redes ilegales tradicionales que se mueven por el centro y norte de la ciudad. Las investigaciones de la Policía han detectado que desde Bogotá sale una ruta hacia municipios del sur de Cundinamarca, como Melgar y Girardot, donde existe un intenso mercado de prostitución de niñas”. Además, por primera vez en un estudio oficial se detecta que “existen estructuras de proxenetas que se dedican a contactar por medio de redes sociales para ser prostituidas; y son comunes páginas de internet y videochats donde se focaliza el exhibicionismo (luego las personas pueden ser contactadas para tener encuentros sexuales)”.

El Ceacsc también afirma que el 13% de las personas que ejercen la prostitución ha sufrido maltratos, tratos denigrantes y prácticas lesivas contra la dignidad física y psicológica. El 14% ha sido víctima de agresión o abuso sexual, el 12% ha protagonizado riñas con otros trabajadores sexuales y el 1% ha sufrido lesiones personales a manos de proxenetas o dueños de establecimientos. Y, lo que es más grave, sólo el 4% reconoce ser víctima de “reclutamiento forzado” para ejercer la prostitución. Mientras tanto, se ha registrado que el 19% de los clientes ha confesado ser víctima de hurto a manos de trabajadores sexuales.

En cuanto a las recomendaciones, el Ceacsc dice que hace falta comprender las dinámicas de la prostitución LGBTI, que sólo se pudo determinar en el 3% de los espacios identificados. También, que la mayoría de las violencias contra los trabajadores sexuales se da dentro de establecimientos y que por ello no pueden ser controladas ni diagnosticadas, por lo que pide la intervención en espacios privados mediante mesas intersectoriales. Y que, pese a que existen denuncias sobre el mal uso del suelo (prostitución en zonas no autorizadas), “los procesos no avanzan por situaciones de corrupción y cambios de domicilio o camuflaje”.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 32
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • La 'Supervenus', el video contra los estereotipos de belleza
  • Vicky Hernández, la actriz que está sola, enferma y triste
  • La capa de ozono comienza a recuperarse
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio