'Recogemos la mitad, entonces ganamos la mitad': recicladores

Nohora Padilla, su vocera, denuncia que el cambio en las frecuencias y la falta de capacitación sobre el nuevo modelo está afectando los ingresos de esta población.

Nohora Padilla, vocera del gremio. /Archivo
Nohora Padilla, vocera del gremio. /Archivo

“La Alcaldía ha cumplido. Su trabajo era hacer el decreto que permitiera el cambio en el sistema de remuneración del reciclaje. Pero la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos, UAESP, y las alcaldías locales no han hecho nada para facilitar la vinculación de los recicladores al sistema de aseo” dice Nohora Padilla, vocera del gremio de los recicladores en Bogotá.

Según los recicladores, los cambios en los horarios de recolección de basuras, que implementaron los operadores privados y el público, Aguas de Bogotá, durante este mes, han afectado directamente su bolsillo. “Si usted pasaba antes por dos barrios horas antes de que pasara el camión, ahora no lo puede hacer porque los horarios se cruzan. Ahora recogemos solo en uno, recogemos la mitad, y ganamos la mitad” sostiene la representante del gremio. Las modificaciones en los horarios están ocurriendo en toda la ciudad, menos en Kennedy y Bosa, donde opera Ciudad Limpia.

Para la UAESP, por otro lado, el periodo de transición hasta ahora está comenzando y, funcionarios de la identidad sostienen que ha sido muy difícil establecer una comunicación fluida con los recicladores, a pesar de que cuentan con varias organizaciones consolidadas.

Los ingresos de los recicladores serían inferiores a los que percibían antes del cambio de modelo con esta nueva realidad. Eso, debido a que la UAESP no ha avisado con anterioridad, ni ha concertado con los recicladores, los cambios en las rutas de recolección, según dice Padilla. Sin embargo, los anuncios de las modificaciones si se le han hecho a la ciudadanía a través de la página web y los medios de comunicación. La esperanza es que si existe un detrimento en el ingreso de los recicladores, todo será aliviado con la normalización y asimilación de los horarios, dicen en la UAESP.

También, según Padilla, la UAESP no ha tenido autoridad pues los cambios se habrían dado por voluntad de los empresarios y, tampoco ha colaborado con el decreto de remuneración expedido por la Alcaldía mayor, pues no le estarían dando la asesoría a los recicladores para que sepan cómo es el nuevo esquema de lucro que los cobija. En ese sentido, el problema también recae sobre las alcaldías locales. De acuerdo con lo que cuentan los recicladores, no hay pedagogía sobre el esquema de remuneración, tampoco se han dispuesto señales ni cambios en las centrales de acopio de material reciclable.

Para Nohora, más allá de las afectaciones económicas del gremio, el problema es que “todo lo que se pudo reciclar este mes, todo se fue con los camiones y ya no hay nada que hacer”.