Publicidad
Bogotá 18 Jun 2013 - 7:42 pm

Valorización en Bogotá

"Con reforma a valorización la ciudad se embotellaría"

Óscar Borrero, experto en finca raíz, advierte los efectos negativos que generaría la reforma al cobro de esta contribución.

Por: Verónica Téllez Oliveros
  • 66Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/bogota/reforma-valorizacion-ciudad-se-embotellaria-articulo-428636
    http://tinyurl.com/lsn6on3
  • 0

A pesar del entusiasmo con el que tanto las mayorías del Concejo como la administración celebraron la aprobación en primer debate de la reforma al cobro de valorización, el proyecto podría traer serias consecuencias para la ciudad ya que eliminar obras vitales para descongestionar las entradas a la ciudad. Al menos, esta es la conclusión de Óscar Borrero, uno de los expertos en esta contribución que ha asesorado a funcionarios de otros países de América Latina e incluso realizó el estudio para la Procuraduría, sobre la historia de este instrumento en el país.

Hace dos semanas la Comisión de Hacienda del Concejo por fin tomó una decisión frente a la polémica que generó en los ciudadanos el cobro de valorización para financiar las obras de la ciudad. Los concejales votaron en primer debate por un proyecto que redujo el cobro a los ciudadanos de $850 mil millones a $381 mil millones. Además, seleccionó sólo 11 de las 45 obras contempladas inicialmente en el grupo dos del acuerdo 180 de 2005, que dividió en cuatro grupos esta contribución.

El alcalde Gustavo Petro aplaudió que el Concejo hubiera aceptado discutir una de sus propuestas para dar vía a algunas de las obras más importantes de la ciudad y de paso aliviar el malestar de los ciudadanos que culparon a la administración por las irregularidades en los casos de cobros excesivos por obras lejos de sus inmuebles.

Pero más allá de estos aparentes logros discutidos entre el Distrito y el Cabildo, Borrero asegura que se trata de un perjuicio a la ciudad. La razón es que las obras incluidas en las cuatro fases de valorización habían sido previstas como un todo, que desarrollado por etapas, debía cumplir el objetivo a mediano y largo plazo de descongestionar la ciudad. Sin embargo, si el Concejo aprueba este miércoles el proyecto aprobado en primer debate hace quince días, se quedarían por fuera la construcción importantes vías que sirven como puerta de entrada en el sur, norte y occidente de la capital.

Una de ellas es el primer anillo del Plan de Ordenamiento Zonal del Norte, que quedó eliminado en el proyecto que se votará el miércoles. “Éste se necesitaba porque iba a desviar el tráfico de la autopista norte por la calle 200 hacia la avenida Boyacá y la carrera 9”, explica Borrero.

Además, en este cobro también se incluía la continuación de la avenida esperanza, que iba a disminuir el tráfico en la calle 13 y una extensión de la capital a Soacha, para reducir el tráfico en la autopista sur.
Otra de las fallas que agrega Borrero es que este proyecto elimina las fases tres y cuatro contempladas en el acuerdo 180 de 2005, de manera que la avenida José Celestino Mutis o calle 63, que sí quedó incluida en el plan que votarán los concejales, quedaría inconclusa. Ahora sólo se realizaría un pedacito, mientras que antes se proyectaba llevarla hacia las afueras dl occidente bogotano para descongestionar la calle 80 y servir de conexión con Siberia y Funza, añade Borrero.

Antonio Sanguino, concejal que presentó ponencia a favor del proyecto que aprobó el Cabildo en su primer debate, dice que las 11 obras se seleccionaron por cumplir con los requisitos de tener estudios y diseños y que para realizar las restantes, se estipuló que la administración puede acudir a otros recursos, ya sea ordinarios o de endeudamiento.

Borrero, quien ha defendido las bondades de la valorización como herramienta para hacer las obras de la ciudad, insiste en que los efectos de este proyecto pueden ser muy preocupantes al condenar a la ciudad al embotellamiento en sus entradas, que a su vez reduciría la competitividad de la ciudad al hacer que la industria prefiera irse a otras ciudades como Medellín. Preferir que la gente pague menos obras y dejar el resto en manos del endeudamiento de la ciudad es “populismo barato del alcalde Petro”, concluye Borrero.

También el concejal Jairo Cardozo, del MIRA, duda de los beneficios que, de ser aprobado, pueda traer este cobro reformado. Según él se seguiría cobrando a los ciudadanos por obras lejos de sus hogares, incluso hasta a más de 10 kilómetros de sus predios y no se modifica la forma de asignarlo, que fueron fallas fundamentales de la actual administración.

  • 6
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • Entre lágrimas se despidió David Ospina del Niza francés
  • "En mi nombre no, por favor"
  • El día que Jean-Claude Van Damme decidió bailar el 'Ras tas tas'
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio