Rescatan a Sasha, la mascota que fue maltratada por su dueño en Bogotá

Un video de un hombre pateando en repetidas ocasiones a su mascota causó tanta indignación, que vecinos y animalistas, algunos acompañados por sus mascotas, se congregaron al frente del edificio pidiendo justicia.

Sasha en el momento de su rescate. Tomada del Twitter de Protección y Bienestar Animal de Bogotá.

El agresivo comportamiento de un hombre con su mascota causó que sus vecinos difundieran, a través de internet, un video captado por una cámara de seguridad y difundido este martes en el que se ve cómo el sujeto le pega patadas en repetidas ocasiones, a su perrita de color negro que lleva un collar rosado. Según la denuncia de los vecinos, el comportamiento del hombre no era fortuito y, por el contrario, la imagen se repetía muy seguido. 

La publicación sirvió para alertar a las autoridades. Miembros de la Policía de Bogotá y de Protección y Bienestar Animal de Bogotá, entidad distrital, se transportaron hasta el conjunto residencial Kepler, ubicado en la carrera 11 A con calle 191, en el norte de Bogotá, para hacer que el hombre respondiera por sus actos con la aplicación de la Ley 1774 de 2016, que penaliza el maltrato animal. Al parecer, el matratador no se encontraba en el lugar, pero que Sasha sí estaba y se hacía sentir con sonoros ladridos. 

El video causó tanta indignación que ocasionó que vecinos y animalistas, algunos acompañados por sus mascotas, se congregaron al frente del edificio pidiendo justicia. Tanto así, que manifestaban que no se irián del lugar hasta ver el rescate de Sasha. Por otro lado, en Twitter se volvió tendencia el hashtag #JuntosPorSasha, con el que usuarios de la red compartieron imágenes de sus mascotas, mensajes en apoyo a la perrita y repudio por los hechos. 

Sasha finalmente fue rescatada y quedó en manos de Protección y Bienestar Animal de Bogotá en un hogar de paso. Fue llevada para ser valorada por el personal médico veterinario. El agresor, por su parte, tendrá que responder ante la justicia por el maltrato al que sometía a su mascota.