Responsable de crimen en Bosa pagaría 50 años de cárcel

El fiscal del caso le imputó a Hernando Hernández los delitos de homicidio agravado por el asesinato de sus dos hijos, su esposa y la sobrina de la mujer.

Una de las familiares de Jenny Lozada, quien falleció a manos de su esposo junto a su sobrina y sus hijos el domingo en la localidad de Bosa. / Fotos: Javier Vargas, ‘Q’Hubo’ Bogotá

Que su papá, Hernando Hernández, llegó con un machete. Eso fue lo que le dijo Alejandro*, de 12 años, al primer policía que vio la escena del crimen. Eran las 6:56 de la mañana del domingo en el barrio San Diego, de la localidad de Bosa. El uniformado entró a la humilde vivienda y halló muertos al hermano del menor, David* (de apenas 8 años), a su mamá y a una prima. Alejandro y su hermano Carlitos*, de 6 años, quedaron heridos a causa de las heridas con machete que les propinó su papá. Una escena tan atroz que el policía quedó en shock.

Enseguida el niño dijo que el responsable del crimen había sido su padre, quien fue arrestado, pero las autoridades lo tuvieron que llevar al Hospital de Kennedy porque había intentado quitarse la vida con una herida en el cuello.

Alejandro también fue llevado al Hospital de Kennedy y al cierre de esta edición permanecía en cuidados intensivos con respiración mecánica y graves heridas en su cabeza y cuello, como explicó el doctor Juan Ernesto Oviedo, gerente del centro médico. Carlitos no resistió las lesiones y murió en este lugar.

Las autoridades decidieron agilizar la imputación de cargos contra Hernández y ayer mismo se realizó la audiencia en un escenario inusual: los consultorios de urgencias del hospital. Allí, desde las 9 de la mañana, el fiscal 312 seccional de la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de Kennedy señaló a Hernández como responsable de los delitos de homicidio agravado por el asesinato de su esposa (Jenny Lozada), sus hijos David y Carlitos, y la sobrina de la mujer (María Camila Lozada).
Además, el hombre de 45 años, tendrá que responder por la tentativa de homicidio contra Alejandro. El fiscal pidió una pena de 50 años de cárcel para Hernández —quien no aceptó los cargos— y el juez del caso ordenó que fuera enviado a la cárcel Modelo de Bogotá. Sin embargo, continuará en el hospital debido a que una endoscopia practicada luego de la audiencia arrojó que necesita valoración y, posiblemente, una cirugía vascular que se realizaría hoy.


Los rastros de la tragedia

Cuando los investigadores del CTI de la Fiscalía llegaron a la vivienda de la familia Hernández, ubicada en el barrio San Diego, de la localidad de Bosa, se encontraron con una escena comparable solamente con la de un thriller. Según los datos señalados en la URI de Kennedy, en una de las habitaciones de la vivienda estaban los cuerpos de Jenny —con un cuchillo en su mano derecha, que al parecer le habían puesto después de herirla— y María Camila —quien a su lado suyo tenía una hoja metálica de un cuchillo, pero sin empuñadura— tendidos cada uno en camas sencillas.

De acuerdo con los primeros informes, Hernández llegó a su casa a las 12:00 de la madrugada del domingo en estado de alicoramiento. Despertó a Jenny y comenzó una discusión con ella en la habitación principal del segundo piso. Luego vinieron los golpes y el machete. María Camila, la sobrina de Jenny, intentó detener al hombre enfurecido. Pero el resultado fue el mismo: éste le propinó múltiples heridas en cráneo y tórax. Ambas mujeres perdieron la vida al instante.

No es claro si mientras ocurría el asesinato los niños estaban despiertos. Al parecer, Hernández fue hasta la habitación donde dormían y los atacó “indiscriminadamente” con arma blanca. Los hirió en la misma parte del cuerpo que a las mujeres: el cuello y el tórax. “El niño de 8 años estaba en una cuna prácticamente decapitado, por poco los investigadores del CTI no le encuentran la cabecita pegada al cuerpo”, dijo una fuente del caso.

En una situación similar estaba Mateo, quien murió en el hospital. Juan Sebastián fue conducido a la sala de cirugías del centro médico.

Según los vecinos de la familia, en la madrugada escucharon los gritos de Jenny, quien pedía que llamaran a la Policía. Otro de ellos escuchó a uno de los niños diciendo: “Papá, este juego no me gusta. No me quiero morir”.

Por el llamado de una vecina, antes de las 6 de la mañana la Policía llegó a la casa, pero no pudieron entrar porque había armarios contra las ventanas y la puerta de la vivienda que Hernández había ubicado en forma de barricada. Al principio, argumentó que en la casa se habían metido los ladrones y él trató de defender a su familia.

Se sabe que Jenny trabajaba en servicios generales en una funeraria de la ciudad y su jefe contó a los investigadores del caso que ella siempre llegaba maltratada. Además, la mujer había explicado su situación a la Policía y a la Comisaría de Familia de la zona en más de 10 oportunidades y la única solución que le daban era que él no se podía acercar a menos de 6 metros de ella.

Fuentes de la Policía contaron que en esta vivienda ya se habían reportado llamadas de vecinos por violencia intrafamiliar en cuatro oportunidades más. Alexánder Lozada, hermano de Jenny, dijo que lo último que ella le había contado era que las cosas no andaban bien con su esposo y pensaba vender la casa.
Por el momento, el fiscal del caso continuará las investigaciones y, una vez Hernández se recupere, será trasladado a un centro de reclusión.
* Los nombres de los menores fueron cambiados por disposición del Código
de Infancia y Adolescencia.

El reporte de la tragedia del domingo hecho por una vecina a la línea 123

4:09 a.m.
Llega caso reportado como maltrato a la línea 123.

4:12 a.m.
En comunicación con la llamadora, identificada como Karol, informa que al parecer hay un menor solo en una vivienda pidiendo ayuda y que necesita a la Policía.

5:37 a.m.

En seguimiento la señora Karol indica que la Policía fue y no logró entrar.

6:03 a.m.
La Policía entrega el teléfono del Cuadrante 22, que tiene a cargo el sector.

6:06 a.m.
El patrullero Casas, del Cuadrante 22, dice estar en la escena, que no han logrado entrar y que ven las cortinas con sangre. Solicita a los Bomberos y ambulancias.

6:08 a.m.
Se envió móvil 5563, el cual llega al lugar.

6:21 a.m.
Informan estar a la espera de los bomberos para ingresar al domicilio. Se envió móvil 5294 y Equipo Comando en apoyo.

6:56 a.m.
Reportan tres fallecidos y tres heridos en la escena del crimen. En total, seis lesionados.