Este sábado marcharán en Bogotá en contra del servicio militar obligatorio

La Alcaldía de Bogotá respalda la movilización.

Archivo El Espectador

Los representantes de los colectivos de objeción de conciencia de Bogotá, junto al director de Derechos Humanos y Apoyo a la Justicia de la Secretaría de Gobierno, Andrés Idárraga, explicaron los objetivos de la movilización que se realizará este 24 de agosto y que tiene como principal objetivo respaldar la objeción de conciencia frente al servicio militar obligatorio y exigir una regulación en los procesos de reclutamiento.

“Por un lado, queremos garantizar el derecho a la libre expresión y a la movilización de los ciudadanos. Por otra parte, frente a la objeción de conciencia, creemos que se debe acatar lo que señala la Corte Constitucional, que es que los jóvenes, que deben estar para la paz y no para la guerra, tengan una alternativa distinta a la vinculación a lo militar para poder resolver su situación”, señaló Idárraga.

La movilización, que partirá desde el Parque Nacional en una concentración programada para las diez de la mañana e irá hasta la Plaza de Bolívar, donde se realizarán diversos actos artísticos y culturales, es producto del trabajo realizado por el Proceso Distrital de Objeción de Conciencia, conformado por diversos movimientos de jóvenes de la ciudad que creen fundamental poner este asunto de manifiesto ante la opinión pública.

“Queremos tener un respaldo masivo por parte de la sociedad colombiana. Si bien pareciera que es un tema de jóvenes, la militarización es algo que afecta a todos, a mujeres, a la comunidad LGBTI, a madres cabezas de familia y especialmente a ciertos sectores populares y a zonas rurales en donde el conflicto armado tiene un impacto importante”, señaló Sebastián Ruiz, uno de los representantes del Proceso Distrital de Objeción de Conciencia.

Deisy Aparicio, de la Asociación Nacional de Estudiantes de Secundaria y también parte de este proceso, señala que contar con el apoyo de la institucionalidad, en este caso del Distrito, “es importante, ya que permite visibilizar la problemática que se vive en la ciudad frente a las llamadas batidas ilegales y a la condición de los objetores de conciencia. Pero también es importante porque debe ser el Estado el que debe brindar la posibilidad del ejercicio real de los derechos, ya que es el que tiene las condiciones presupuestales y políticas para generar un debate nacional sobre este tema a nivel jurídico y político”.

De la misma manera, se pronunció el director de Derechos Humanos y Apoyo a la Justicia de la Secretaría de Gobierno, quien afirmó que la intención “es posicionar este tema ante la opinión pública, enviar un mensaje al Congreso para que reglamente lo que ordenó la Corte Constitucional y así garantizar que los jóvenes no vean interrumpidos sus proyectos de vida por la prestación del servicio militar obligatorio y tengan otras alternativas que no estén restringidas y limitadas a este camino”.