Secretario de Hacienda, muy molesto por freno al cupo de endeudamiento

Cuestionó la suspensión del estudio del proyecto de acuerdo por la recusación presentada por el concejal Javier Palacio.

Ricardo Bonilla, secretario de Hacienda.
Ricardo Bonilla, secretario de Hacienda.El Espectador

Lo que hicieron fue frenar a la ciudad”. Con esta frase, el secretario de Hacienda, Ricardo Bonilla González, cuestionó la suspensión del estudio del proyecto de cupo de endeudamiento registrada este miércoles a raíz de una recusación presentada por el concejal Javier Palacio en contra los nueve concejales de la Comisión de Hacienda que aprobaron la iniciativa en primer debate.

Para este miércoles estaba programada la discusión del proyecto de cupo en la plenaria del Concejo. Sin embargo, la mencionada recusación desvió la discusión de los cabildantes durante más de cuatro horas, al cabo de las cuales, se levantó la sesión sin abordar el tema del cupo de endeudamiento.

Es por esto que para el secretario de Hacienda, “la recusación lo que buscaba era dilatar y obstruir el desarrollo de la ciudad”. Bonilla González enfatizó que “no hay con qué hacer las obras proyectadas por 3 billones de pesos porque esos recursos no existen”. Y mucho menos “cuando el mismo Concejo aprobó que no se iba a cobrar más valorización”, agregó.

La discusión del proyecto se ve suspendida hasta tanto la Procuraduría resuelva el mencionado recurso de reposición que, según los términos legales leídos en la misma plenaria, requiere 15 días hábiles.

Debido a que las sesiones extras citadas por la Administración para que se discutiera exclusivamente los proyectos de cupo y valorización terminan el próximo 31 de julio, es decir, en 10 días hábiles, la aprobación del proyecto se dilatará unas semanas más y el inicio de las obras también.

No obstante, el funcionario precisó que el proyecto debe seguir su trámite debido a que ya está aprobado en comisión y tiene que pasar a una plenaria.

Frente a la nueva demora, Ricardo Bonilla advirtió que el IDU no ha tenido dinero para ejecutar y mucho menos ahora con esta parálisis porque sus recursos dependen del cupo de endeudamiento.

El proyecto en curso incluye inversiones determinantes para el desarrollo de Bogotá por 3 billones de pesos, destinados a financiar obras como la troncal de Transmilenio por la Boyacá, dos metrocables (San Cristóbal y Ciudad Bolívar), numerosas interconexiones de vías y terminación de estaciones de Transmilenio, así como obras de inversión social en educación y salud.

De igual manera, la iniciativa habilita los 800 mil millones de pesos aprobados en 2010 para financiar la primera línea del metro pesado. Con lo ocurrido en la plenaria de este miércoles, estas obras claves para la ciudad y muchas de las cuales ya tienen varios años de retraso siguen en vilo.