Institución dice que se trató de una 'actuación individual'

Suspenden a policía que activó gas lacrimógeno en protesta de personas con discapacidad

La Policía de Bogotá señaló que el oficial que protagonizó esta acción, en contra de personas en condiciones de indefensión, pertenece al grupo de la Fuerza Disponible y no al Esmad.

AFP/Referencia

Tras la controversia desatada por el actuar de un uniformado de la Policía de Bogotá el pasado miércoles, quien –de forma deliberada y sin consideración alguna– activó un gas lacrimógeno durante una protesta pacífica de personas con discapacidad en la Plaza de Bolívar, este viernes la institución informó que el responsable de los hechos será suspendido. (Lea: Policía activó gas lacrimógeno durante protesta de personas con discapacidad en Bogotá)

Según la Policía, está en marcha una investigación disciplinaria para determinar las circunstancias del procedimiento, teniendo en cuenta que se trató de un comportamiento individual, “que no está acorde con los protocolos establecidos y en ningún momento fue ordenado por los superiores”.

“La investigación disciplinaria que abrió la Policía Nacional, determinó suspender al uniformado de su cargo, lo que implica la inhabilidad de ejercer funciones públicas y sin derecho a una remuneración salarial”, reveló la institución.

En un principio, se afirmó que el gas lacrimógeno –que afectó incluso a menores de edad– se activó por accidente. Según esas primeras versiones, un miembro de la Policía se había resbalado y había dejado caer el gas, afectándolo incluso a él. No obstante, los videos tomados por los asistentes a la marcha, tumbaron el argumento que utilizó incluso el mismo alcalde Enrique Peñalosa, quien posteriormente se retractó de esa versión.

De acuerdo con la Policía, el oficial que protagonizó esta acción y los demás uniformados que en ese momento se encontraban acompañando las concentraciones en el centro de la ciudad, pertenecen al grupo de la Fuerza Disponible de la Policía de Bogotá y no al Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad).

Pese a que la Policía expresó su rechazó a actuaciones que catalogó de individuales y que van en contra de la misionalidad institucional frente a la comunidad, ya la Personería de Bogotá anunció que solicitará a la Procuraduría General de la Nación investigar los responsables por el lanzamiento del gas lacrimógeno.

Conocidos los hechos, el organismo de control elevó un llamado a la sensatez y al uso racional de la fuerza pública, atendiendo los protocolos y estándares internacionales, especialmente de los elementos y armas no letales que pueden generar graves lesiones y afectación a la comunidad. “Por eso reprueba y rechaza el uso indebido de la fuerza, en especial, contra personas en condiciones de indefensión”.

El ajuste a las tarifas del sistema de transporte masivo en Bogotá fue la gota que rebosó la paciencia de las personas con alguna discapacidad que habitan la ciudad. En marzo, cuando el Distrito anunció las nuevas reglas de juego para las tarjetas del SITP y Transmilenio, indicó que las personas con discapacidad, que tenían un descuento del 40 % en 50 viajes al mes, pasarían a gozar de beneficios en hasta 25 viajes.

Por eso, muchas personas salieron a manifestarse en contra de esta resolución, además de otras inconformidades como los cupos en jardines infantiles, los bonos de alimentación y las zonas preferenciales en Transmilenio. La movilización estaba programada para la mañana de este miércoles en el centro de Bogotá, con el fin de hacerse sentir en la sede de la Alcaldía.

Con lo que no contaban los manifestantes era que a esa misma hora estaba programada otra protesta de pequeños transportadores, por lo cual ambas movilizaciones confluyeron en un momento determinado. Pese a que se cruzaron, ambas marchas transcurrían con normalidad, pero la Policía quiso dar prioridad para que las personas con discapacidad se manifestaran.

Sin embargo, en cuestión de segundos, una espesa nube de lacrimógenos opacó los pitos, arengas y carteles que sostenían los concurrentes a la Plaza de Bolívar, logrando su cometido: esparcir la aglomeración de personas, sin contar que allí estaban niños, personas en sillas de ruedas, con movilidad reducida o con dificultades de visión, que rápidamente fueron ayudadas por otros asistentes a la manifestación.

Tras la aclaración de la Policía, el mismo miércoles el Distrito se desmarcó de la afirmación de que había sido un accidente, y Peñalosa prometió hacer seguimiento a investigación de lo ocurrido en el hecho que dejó un menor de edad afectado por el humo lacrimógeno.