Tenderos de Suba dicen no a la restricción

Para consolidar la reducción en los hechos violentos relacionados con el consumo de alcohol, comerciantes financiaron campañas informativas.

Estos son los afiches de la campaña ciudadana. / Diego Ramírez
Estos son los afiches de la campaña ciudadana. / Diego Ramírez

Desde que el Distrito decidió excluir a Suba de las localidades con restricciones en la venta de licor, cerca de 100 propietarios de bares, discotecas y expendios de licor decidieron organizarse para construir acuerdos que garanticen la seguridad y el consumo responsable de alcohol en el sector.

Esta idea se gestó, en cierta medida, luego de que la localidad sufriera los disturbios del pasado 1 de septiembre en el barrio la Gaitana, que dejaron un joven de 18 años fallecido. Los desórdenes, ocurridos en el marco del paro agrario, y las dificultades económicas que padecieron los tenderos con el decreto 330 (el que restringió la venta de licor) movilizaron a los comerciantes.

El resultado fue una campaña dirigida a los vecinos de la localidad para promover el consumo controlado de licor. Esperan, con esta campaña, la reducción en las riñas barriales.

De hecho, la iniciativa trascendió. Un acuerdo entre los comerciantes y la Alcaldía local se formalizó con el “Pacto por la seguridad”, que fue firmado hace 20 días. Desde entonces, algunos establecimientos han ubicado cámaras dentro y fuera de sus locales.

Además, los propietarios han instalado carpas de seguridad en donde habrá presencia de la Policía local y que servirán para denunciar peleas, licor adulterado, recibir información sobre taxis y establecimientos públicos.

Gustavo Mateus es uno de los líderes de la campaña. Él, junto con otros dueños de bares en Suba Centro, le propusieron a la Alcaldía local la elaboración de acciones pedagógicas. “La idea es que la gente sea más consciente, tolerante y respetuosa, sobre todo porque viene la época de fin de año en que se dispara la inseguridad en la localidad y nos estamos preparando para eso”, afirmó.

Los dueños de establecimientos públicos de esta localidad reaccionaron enérgicamente ante el decreto 330 de Julio de 2013, que prohibía la venta y consumo de licor en 6 localidades hasta las 9 p.m. para tiendas y 1 a.m. para bares, discotecas y expendios de licor durante julio y agosto.

Posteriormente, la administración distrital expidió el decreto 374 de 2013, en el que se excluyó a las localidad de Suba y Tunjuelito, y además, se reglamentó la venta de licor por UPZ (no por localidades, como había ocurrido con el 330) hasta el próximo 29 de septiembre.

“Las campañas estarán visitando diferentes zonas de la localidad una vez por semana, se están pegando afiches pedagógicos y creamos una pieza comunicativa para hacer más conscientes a los consumidores e informar a los demás propietarios que estamos trabajando por una mejor tranquilidad”, dice Mateus.