Transmilenio por la Boyacá y la 68 comenzará a funcionar en 2015

La construcción de las dos troncales cuesta 740 millones de dólares.

No se ha terminado de construir la fase III de Transmilenio por la calle 26 y la Administración Distrital ya está alistando la obra de dos nuevas troncales del sistema masivo de transporte.

La construcción de Transmilenio por las avenidas Boyacá y 68 permitirá que Bogotá quede casi cubierta por buses articulados de norte a sur y de oriente a occidente.

Con estas dos obras, la administración del alcalde Gustavo Petro se arriesga a construir dos troncales de manera simultánea, algo que, al menos en obras de Transmilenio, no se ha registrado en Bogotá. Aunque parezca complejo el proyecto por los traumatismos que traería para la movilidad de la ciudad, lo que se busca es brindarle a los bogotanos alternativas de transporte por esas dos importantes vías de forma rápida. Sin embargo, el gerente de Transmilenio, Carlos García, sigue analizando el proyecto, pues reconoce que la capital está urgida de más opciones para movilizarse.

La idea es construir las dos troncales al tiempo; estamos muy urgidos de tener alternativas para poder movilizarse. La longitud de los viajes en Transmilenio ha crecido de 7 kilómetros, hace unos cuatro años, a 11 kilómetros hoy. Tenemos muchas personas haciendo recorridos más largos; se está congestionando más el oriente y necesitamos generar rutas nuevas. Una de las complejidades es la conexión de la Autopista Sur con la avenida Boyacá; si llegáramos a aliviar ese tránsito tendríamos una mejor configuración del sistema”, explicó el gerente de Transmilenio, líder del megaproyecto.

Según García, las troncales podrían entrar en funcionamiento en el primer semestre de 2015. “Con los tiempos normales de licitación, de evaluación y contratación uno diría que esa es una fecha tentativa para su entrada en operación”.

La avenida Boyacá tiene 35 kilómetros y la 68 tiene 20 kilómetros. “Estos dos corredores viales en volumen de pasajeros equivalen a la troncal de la avenida Caracas. Entre la Boyacá y la 68 son 55 km de recorrido, es decir, más de la mitad de lo que está cubierto por la infraestructura de Transmilenio hoy en día, que es de 84 kilómetros; y eso lo tendríamos que construir en los próximos tres años”, señaló García.

Para el gerente de Transmilenio, en volumen de pasajeros va a haber un alivio. “Todo este montón de viajes generarán posibilidades de mejor calidad de vida de todas las personas que están usando ese corredor y también nos va a permitir darle una alternativa a quienes van a venir de Soacha hacia Bogotá, por ejemplo”.

Cómo sería la construcción

El paso de los buses articulados sería por el carril central de las avenidas. Se realizarían intervenciones básicas en zonas que se necesiten adaptar de los carriles mixtos ( de los carros particulares y transporte público), pero la idea es no hacerlo de esta forma.

La idea del gobierno distrital es buscar soluciones de ingeniería en puntos que se han identificado como zonas de protección de patrimonio arquitectónico y de conservación que han cambiado con respecto a los diseños de ciudad que se tenían de hace 12 o 15 años.

“Recogimos esos diseños pero toca hacer unos nuevos, utilizando lo que existe en los archivos pero adaptándolo a lo que ha sido el desarrollo real de la ciudad (…)" explica García. "En los puentes de la Boyacá con 116 ya lo tenemos diseñado, hay un conjunto de conexiones que tenemos que resolver con intercambiadores; toca decidir si se hacen con pasos peatonales o con túneles. Las conexiones de la 26, la 80 y la Suba ya están integradas”.

La megaobra tiene contemplado convertir en exclusivo el carril mixto del tramo entre Molinos y Usme ( en el sur de la ciudad) y construir la conexión con Yomasa entre el Portal de Usme y ese sector y crear en ese lugar un “súper portal”.

“Hay posibilidades de hacer eso, pues hay desarrollos inmobiliarios que van a generar espacio para uso público en esa zona arriba de Yomasa. Ese portal aliviaría a todas las personas que viven ahí y se revitalizaría el sector para generar un nuevo flujo hacia la Boyacá”, agregó el gerente de Transmilenio.

Tiempos para la obra

El gerente de Transmilenio, Carlos García, no se compromete a dar una fecha exacta para el comienzo de la construcción de las troncales, pues asegura que primero hay que diseñar una solución operativa, después el diseño de ingeniería y luego estructurar la financiación.

“Hay un conjunto de obras que forman parte de la consolidación de la red de troncales, ya con el visto bueno del llamado Conpes de integración, un conjunto de obras que tiene que ver con portales y la conexión de Las Américas con (carrera) 30; entonces ese conjunto de obras también hay que financiarlas”.

En este sentido agregó que no puede comprometerse con una fecha relativamente cercana: “necesitamos aprobar el Plan de Desarrollo, plan de obras, tenemos que estructurar la solución que integre realmente eso a largo plazo con el Metro y con el tren ‘tram’”.

Costos

Cada kilómetro cuesta 10 millones de dólares. El total de obra son 74 km, es decir la obra va a costar 740 millones de dólares. “Tenemos tramos que pueden ser más baratos y otros que pueden costar más porque de pronto hay que hacer pasos deprimidos”.

Twitter: @PaulaCastilloL