Tutela podría frenar la intervención del CNE en las revocatorias del país

El concejal de Bogotá, Hollman Morris, presentó una tutela que fue admitida por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca. De fallar a su favor, el Consejo Nacional no podrá darle trámite al proyecto de resolución que pretende modificar este mecanismo de revocatoria.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) no ha tomado una decisión sobre el proyecto de resolución que pretende reforzar los requisitos de los comités promotores para ser avalados por la Registraduría, y una tutela ya podría quitarle el poder de decidir el fututo de la revocatoria como mecanismo de participación.

Hollman Morris, concejal de Bogotá y promotor de la revocatoria del alcalde Enrique Peñalosa, presentó una tutela que el 15 de mayo fue admitida para estudio por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca. Este nuevo proceso que se abre podría, de fallar a favor del demandante, quitarle poder al CNE para intervenir en los procesos que se adelantan en Bogotá. (Lea aquí: ¿En manos de quiénes están los procesos de revocatoria?)

“Nosotros vemos amenazado un derecho importante conquistado en la constitución de 1991. Este derecho está en peligro por el accionar del CNE, quien se está atribuyendo competencias que no le corresponden. Presenté una tutela que ya fue admitida, y en los próximos días podría haber un fallo histórico en la defensa de los derechos de los colombianos”, indicó Morris.

El concejal del Movimiento Progresista añadió que más tutelas contra el CNE están en trámite, e indicó que la ley es clara al pedirle a los comités promotores razones para revocar un mandato y no pruebas como lo sugiere el CNE.

Esta tutela se presenta porque actualmente el Consejo Nacional está estudiando una resolución para reglamentar el uso de la revocatoria, luego de que la Federación Colombiana de Municipios le solicitara revisar la exposición de motivos de los 107 procesos que están en curso en todo el país. Una vez fijados los lineamientos generales, los magistrados del CNE decidirán si cada comité cumple o no la nueva norma, para continuar con el proceso en contra de los mandatarios. (Lea aquí: El salvavidas a Peñalosa frente al proceso de revocatoria)

Una vez notificados, el CNE tendrá tres días para responder ante un tribunal. Posteriormente, la justicia tendrá que definir si existe el riesgo de vulneración de un derecho, como lo sugiere el demandante, o le da vía libre a la reforma que proponen los magistrados a este mecanismo de participación y control ciudadano.

En el caso de Bogotá, tres comités promotores están en proceso de recolección y entrega de firmas para verificación por parte de la Registraduría. En caso de alcanzar 280 mil apoyos, y no ser tumbados por el CNE, se llamaría a un referendo revocatorio donde los ciudadanos tendrán que decidir si el alcalde Enrique Peñalosa continúa o no en el cargo.

El Espectador se comunicó con el CNE, quien informó que no entregará ninguna declaración sobre la tutela instaurada por el concejal Morris, y continuará estudiando las intervenciones hechas por alcaldes y comités promotores en la audiencia pública que se realizó este lunes y martes. (Lea aquí: El dilema del Consejo Nacional Electoral: reformar la revocatoria)