Hombres armados intimidaron a médicos para que atendieran a un herido