Apartamenteros se hacían pasar como funcionarios judiciales