Un verdadero dolor de cabeza es este cementerio de bicicletas en Bogotá