Nueva vida para una niña de Bangladés nacida con tres piernas

Según los médicos, varias partes del cuerpo de una gemela se habían desarrollado en el suelo pélvico de la niña. 

AFP

Una niña que nació con tres piernas volvió este viernes a su país natal, Bangladés, después de ser sometida a una larga y compleja operación en Australia, tras la que puede caminar y correr con dos piernas, indicó este viernes su médico. 

Se consideraba que Choity Khatun, de tres años, tenía escasas posibilidades de sobrevivir antes de que la organización caritativa Children First la llevara a Melbourne el año pasado. 

Un equipo de cirujanos pasó meses reconstruyendo la anatomía de la niña. "Una gemela había crecido fuera de su pelvis, pero sólo era una parte de gemela. El problema era que no había ninguna regla para esto, en la medida en que era un caso totalmente único", explicó a la AFP Chris Kimber, jefe de cirugía pediátrica en el hospital para niños Monash.  

"Cuando Choity llegó a Australia, sufría malnutrición y no podía andar correctamente", añadió. 

Tras consultar a expertos de Europa y Estados Unidos, los cirujanos idearon una operación para retirar los restos de la tercera pierna, de la que una parte había sido cortada en Bangladés, y quitar y reubicar otros órganos. 

Varias partes del cuerpo de una gemela se habían desarrollado en el suelo pélvico de la niña. 

Los cirujanos pasaron muchas horas examinando a la niña y descubrieron que tenía distintos órganos duplicados: el recto, el ano, la vagina y el útero. Además Choity era incontinente

Ocho médicos especializados en las reconstrucciones genitales y de la pelvis participaron en noviembre a la intervención quirúrgica, "muy poco común", que duró ocho horas, precisó Kimber. 

Los cirujanos lograron poner fin a la incontinencia de la niña, que puede por tanto controlar de nuevo la emisión de materias fecales y de orina, lo cual es "extraordinario", aseguró el médico. 

Choity es además parcialmente ciega, pero ve lo suficiente para andar y correr, para gran alegría de su madre, Shima Khatun, de 22 años. 

"Ahora todo va bien. Puede jugar con los otros niños", contó al canal de televisión Channel Nine. 

Temas relacionados