Planetas del sistema Trappist 1 podrían albergar agua

Varios planetas del sistema Trappist 1, cuyo descubrimiento fue anunciado en febrero pasado, podrían albergar agua, el ingrediente fundamental para la vida.

Los siete cuerpos giran en órbitas planas y ordenadas alrededor de TRAPPIST-1, una estrella enana ultrafría.Ilustración: Nasa/JPL-Caltech

En febrero pasado, la NASA sorprendió al mundo con el anuncio de que habían hallado siete planetas del tamaño de la tierra orbitando alrededor de una estrella llamada Trappist 1, y que, tres de ellos, estarían ubicados a la suficiente distancia de ese astro para albergar vida. Ahora, nuevas observaciones con el telescopio Hubble parecen indicar que varios de ellos podrían albergar agua, lo que aumenta las esperanzas de que haya vida extraterrestre en ellos.

El sistema de la estrella Trappist se encuentra en la constelación Acuario, a 39 millones de años luz de nuestro propio sistema solar. En el anuncio de febrero, los investigadores de la NASA explicaron que tres planetas están en una zona donde las temperaturas son lo suficientemente cálidas para albergar agua liquida en ríos y lagos, mares y océanos. Y es bien sabido que en la tierra, el agua es el primer indicador de vida.

Pero el agua no es el único que influye en la presencia de la vida, y el estudio publicado esta semana en The Astronomical Journal fue cuidadoso antes de generar falsas expectativas. Los científicos que usaron el telescopio Hubble midieron la cantidad de luz ultravioleta que recibe cada planeta de Trappist 1, pues este tipo de radiación es capaz de destruir el agua y las moléculas orgánicas que soportan la vida.

La radiación ultravioleta es un factor importante en la evolución atmosférica de los planetas”, le dijo Vincent Bourrier, astrónomo del Observatorio de la Universidad de Ginebra que lideró el trabajo con el Hubble, a la revista Scientific American. “Así como en nuestra atmósfera, donde la luz ultravioleta del Sol descompone las moléculas, la luz ultravioleta de la estrella puede descomponer en hidrógeno y oxígeno el vapor de agua en esos planetas”.

Tras las primeras observaciones con el Hubble, los científicos del Observatorio de la Universidad de Ginebra y otras universidades le asignaron una letra a cada planeta, empezando con la “b” al más cercano a la estrella Trappist 1, hasta la “h” en el más lejano. Los planetas e, f y g, ubicados en la zona habitable, podrían no verse tan terriblemente afectados por los rayos ultravioleta, reveló el estudio.

De acuerdo con los cálculos matemáticos de los científicos, bajo ciertas condiciones, los planetas más lejanos del sistema Trappist 1 (incluyendo los tres ya mencionados) pueden haber perdido una cantidad de agua menor a la de tres océanos de la tierra durante toda su existencia, por lo que sería posible que en ellos quedara todavía buena parte de la humedad necesaria para la vida.

Además, cuando un planeta se forma, puede guardar parte de su agua en su interior más profundo y “esta agua puede ser liberada a la atmósfera con el tiempo a través de fenómenos como las explosiones volcánicas”, explicó Bourrier. “Encontramos que los planetas más externos de Trappist 1 son los que más probablemente han inyectado agua a sus atmósferas”, añadió.

Mark Marley, un científico de la NASA en California, le dijo a Scientific American que “es muy prometedor que estos planetas hayan podido retener parte de su agua”. Al mismo tiempo aclaró que si bien la investigación no aseguro con certeza la presencia de agua, si calculó la pérdida del liquido vital en cada uno de ellos.