Problemas en la piel, un mal común en los villanos de Hollywood

Según un estudio, las cicatrices, pérdida de cabello y verrugas, entre las otras afecciones dérmicas que tienen los personajes del cine, aumentan los prejuicios contra las personas que las sufren.

Freddy Krueger es uno de los personajes del cine con mayores deformaciones en su piel.Steve Beger/Flickr

No es suficiente para los creadores de películas las acciones perversas y sangrientas que pueda llegar a ejecutar un villano. Necesitan generar terror entre los espectadores, un rostro que no se les olvide y que, incluso, les llegue a desvelar el sueño. Aquí juegan un papel vital las transformaciones físicas y Hollywood sí que conoce la fórmula: destruir la piel.

Para un artículo publicado por JAMA Dermatology, la doctora Julie A. Croley y sus colegas, del Centro Médico de la Universidad de Texas, usaron los diez mejores héroes y villanos de la lista del Instituto Americano de Cine (AFI). 

Su siguiente paso fue evaluar y comparar las características creadas para estos personajes, entre los que se encontraban el Dr. Hannibal Lecter (El silencio de los inocentes, 1991), el Sr. Potter (Qué bello es vivir, 1947), Regan MacNeil (El Exorcista, 1973), la Bruja Mala del Oeste (El Mago de Oz, 1939) y Darth Vader (Star Wars).

El resultado fue que seis de los diez principales villanos (60 %) tienen hallazgos dermatológicos.  Alopecia (pérdida de cabello) en el Dr. Lecter, Darth Vader y el Sr. Potter. La hiperpigmentación periorbital (círculos oscuros debajo de los ojos) para Darth Vader y Regan MacNeil.  La afección de verruga vulgaris en la cara (verrugas) resalta más en la Bruja Mala del Oeste. En cuanto a cicatrices faciales las lideran Darth Vader y Regan MacNeil.

La conclusión de los autores es que Darth Vader es el ganador, ya que sufre de casi todas las afecciones en su piel. “Este personaje enmascarado, con su cuero cabelludo calvo, piel gris, cicatrices faciales e hiperpigmentación periorbital, personifica el uso de los resultados dermatológicos faciales en combinación para proyectar el mal", indica el estudio.

Ahora, mientras que seis villanos tenían resultados dermatológicos en su cara, solamente dos héroes tienen ciertos problemas: Harrison Ford como Indiana Jones en Los cazadores del arca perdida (1981) y Humphrey Bogart como Rick Blaine en Casablanca (1943), los cuales tenían cicatrices faciales, eso sí, mucho más sutiles que en los antagonistas.

Ante esto explican que “los problemas dermatológicos se usan en las películas para dilucidar la dicotomía entre el bien y el mal a través de la representación visual” y que son muchos más los personajes con estas afecciones, como Lord Voldemort de Harry Potter, el Coronel Kurtz de Apocalypse Now y el aterrador de sueños Freddy Krueger.

Creación de estigma

Según destaca el equipo de dermatólogos este fenómeno podría estar en el origen de los prejuicios hacia personas de la vida real que sufren esas patologías dermatológicas.

"Los resultados de este estudio demuestran la tendencia de Hollywood a describir la enfermedad de la piel en un mal contexto, cuyas implicaciones se extienden más allá del teatro. Específicamente, dirigir injustamente a las minorías dermatológicas puede contribuir a una tendencia hacia el prejuicio en nuestra cultura y facilitar el malentendido de las entidades particulares de la enfermedad entre el público en general. En algunos casos, los cineastas tienen la tarea de abordar las representaciones sesgadas de la enfermedad dermatológica”, concluye el estudio.