Un millón de dólares para impulsar un biodigestor

Proyectos para generar energías alternativas en comunidades rurales comienzan a atraer la mirada de los inversionistas.

En Cambodia ya se han instalado mas de 250 biodigestores. impactchallenge.withgoogle.com

Un consorcio internacional decidió invertir US$ 1 millón en los biodigestores que desde hace aproximadamente tres años construye ATEC Biodigesters, una organización social de la que hacen parte Ingenieros sin Fronteras de Australia y Vive y Aprende la Educación Ambiental de Cambodia. Con la inyección de capital se espera que puedan llevar su idea a otras regiones del mundo.

De acuerdo a sus desarrolladores, como informó SciDev.net, el biodigestor usa una cámara anaerobia para descomponer los residuos órganicos provenientes del ganado para producir biogas (CH4 and CO2), el cual es utilizado en las cocinas. El material residual se convierte en fertilizante.

Una de las características del biodigestor de ATEC es que, al ser diseñado con polietileno, está relativamente bien protegido de las presiones de agua subterráneas de los lugares en que se instale, inundaciones y expansión del terreno. Su ciclo de vida es de 25 años. Los diseñadores aseguran que ahorra a las familias US$ 6.000 en combustibles y 492 toneledas de fertilizantes.

 Este proyecto de biodigestor ganó en 2014 el Google Impact Challenge Award. Más de 250 unidades ya han sido instaladas en Cambodia.

"Para las poblaciones aisladas, rurales y menos ricas, los beneficios de un sistema de digestión anaeróbica sostenible son más directos que para las poblaciones urbanas de los países desarrollados",  comentó a SciDev.net Bernadette McCabe, científico australiano de la Agencia Internacional de Energía. Explicó que aún existe un margen de innovación en este tipo de proyctos para optimizar las emisiones de gases de efecto invernadero.