Uno de los grandes guerreros vikingos fue una mujer

Reciente estudio genético contradice a historiadores y arqueólogos que aseguraban que estos restos humanos, hallados hace más de un siglo, pertenecían a un hombre.

Pixabay

En Birka, una ciudad fundada en el siglo VIII y considerada como uno de los asentamientos vikingos mejor conservados del mundo, fueron encontrados en 1880 los restos de BJ 581, uno de los guerreros más importantes conocidos hasta ahora.

Hasta hace poco los arqueólogos consideraban que quien estaba enterrado era un hombre; sin embargo, últimas investigaciones llevadas a cabo por genetistas de las universidades de Estocolmo y Uppsala con el ADN de los restos ha dejado claro que era una mujer.  

Según las versiones de estos expertos, no sólo era una luchadora profesional, sino que tenía un alto rango en las tropas de batalla, pues BJ 581 estaba acompañada en su tumba por dos caballos y una gran cantidad de armas de la época.

“Los bienes de sepultura exclusiva y dos caballos son dignos de un individuo con responsabilidades sobre la estrategia y las tácticas de batalla. Nuestros resultados proporcionan una nueva comprensión de la sociedad vikinga, las construcciones sociales y también las normas en la Edad Vikinga”, explican los autores del estudio publicado en la revista American Journal of Physical Anthropology.

Al analizar el ADN recogido del húmero izquierdo del esqueleto y del húmero izquierdo, el equipo descubrió que el individuo tenía dos cromosomas X y ningún cromosoma Y , es decir, el guerrero era femenino.

De igual manera, también se realizó un análisis isotópico que ha revelado un estilo de vida itinerante, en concordancia con el estilo de vida militar que caracterizó la sociedad del norte de Europa entre los siglos VIII y X. Por eso aseguran que las luchadoras nórdicas tuvieron un papel relevante en la edad media, principalmente en Islas británicas, las Islas del Atlántico norte, Escandinavia y Europa Oriental.

"Nuestros resultados sugieren que las mujeres, de hecho, pudieron ser miembros plenos de esferas dominadas por hombres. Las cuestiones de sexo biológico, género y roles sociales son complejas y lo fueron también en la era vikinga", concluye el estudio A female viking warrior confirmed by genomics.

Para los autores, este estudio muestra cómo la combinación de genómica antigua, análisis de isótopos y arqueología puede contribuir a la reescritura de nuestra comprensión de la organización social con respecto a los modelos de género y su ocupación en sociedades pasadas.