Publicidad
Cultura 15 Mayo 2012 - 3:18 pm

Muerte de Carlos Fuentes

Carlos Fuentes, el hombre

Su obra abarca al menos 24 novelas, 15 ensayos, cuentos y varias obras de teatro.

Por: Santiago La Rotta
  • 16Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/cultura/carlos-fuentes-el-hombre-articulo-346400
    http://tinyurl.com/ca2yma4
  • 0
insertar
Foto: Agencia Efe

Carlos Fuentes comenzó a ser reconocido como escritor justo con la publicación de su primera novela, ‘La región más transparente’, que salió al mercado cuando apenas contaba con 30 años. De inmediato se destacó como un narrador de fondo, con una prosa muy cuidada y una atención al detalle que bordeaba en la obsesión. Desde el principio, el escritor se internó en la realidad mexicana, retratándola desde diferentes ángulos y momentos para ofrecer un panorama de país como pocos han podido lograrlo.

Con una obra que abarca al menos 24 novelas, 15 ensayos, cuentos y varias obras de teatro, el quehacer de Fuentes fue uno de los más prolíficos en la literatura latinoamericana (Falleció el 15 de mayo de 2012). Trabajador incansable, Fuentes se levantaba temprano en la mañana a revisar sus notas para, a eso de las 8:00 a.m., sentarse a escribir con su pluma sobre papel: en una hoja escribía y en la de enfrente corregía.

Fuentes comenzó a arañar la celebridad que gozó el resto de su vida con la publicación de ‘Aura’, un pequeño libro con una trama casi misteriosa, en el que trata asuntos de magia y hechicería, cuya narración resulta envolvente y seductora. En pocas páginas, Fuentes hace estallar una prosa fluida en la que abundan referencias escondidas a la brujería y que, con un ritmo incansable, va revelando los secretos de los habitantes de una casona húmeda llena de plantas en donde suceden acontecimientos extraños, hábilmente ocultados por un narrador que comenzaba a consolidarse como leyenda.

Su siguiente trabajo inscribía su nombre con letras de molde en el panteón de los grandes escritores, no sólo de Latinoamérica, sino del resto del mundo. ‘La muerte de Artemio cruz’ fue publicada en 1962 y, según el recuento de algunos lectores, fue como ver caer un rayo. Con un pie en la Revolución, la novela pinta el dibujo de un país que se reinventa a sangre y fuego a través del personaje de Artemio Cruz, un exsoldado que por medio de la trampa y los negocios turbios alcanza el poder. Cruz se está muriendo y mientras expira pasa a través de él no sólo una visión de país, sino de la familia y las aspiraciones sociales.

La novela, sin duda uno de los trabajos más finos del escritor, es catalogada hoy en día como una de las grandes piezas literarias de la generación conocida como el “boom” y que agrupó a una serie de escritores que comenzaron a seguirle la pista a un continente que después de luchar sus guerras de independencia se hundía en el hambre, la violencia y la ignorancia.

Además de un notable narrador, Fuentes fue siempre un observador agudo de la realidad política de su país y del continente. Sus declaraciones, siempre del lado de la defensa de los principios liberales, se oyeron en temas como la despenalización de las drogas o en un ataque a la política del expresidente de Estados Unidos, George W. Bush (para quien Fuentes compuso un ensayo, en 2004, titulado “Contra Bush).

A donde iba era recibido con un entusiasmo mezcla jefe de Estado y estrella de rock, la profunda admiración de varias generaciones que fueron educadas con ‘Aura’ en el colegio, ‘La muerte de Artemio Cruz’ en las vacaciones de la adolescencia y ‘Cambio de piel’ en la universidad.

Premio Cervantes y Príncipe de Asturias, entre un largo etcétera de reconocimientos y homenajes, Fuentes era una de las figuras más respetadas de las letras mexicanas y, tal vez, el escritor más importante desde Juan Rulfo.

Fuentes deja una novela recién terminada ‘Federico en su balcón’, en la que Federico Nietzsche aparece a las 5:00 a.m. en un balcón para conversar con el autor, según dijo en su última entrevista, con el diario El País de España. En el tintero le quedó un último trabajo, que toma lugar en México entre 1910 y 1920 y que, según el escritor, se llamaría ‘El Baile del centenario’.

Relacionados

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • No hay posibilidad de que abusos sexuales de militares pasen a justicia militar
  • Bacteria Oct 31 - 6:54 pm

    Don Petro, la tapa

    Don Petro, la tapa

Lo más compartido

  • La mejor inventora del mundo es colombiana
  • La impactante broma de los 27 millones de reproducciones en YouTube
  • 'No le preste atención a la gente pobre': Robert Kiyosaki
0
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

anton chigurn

Jue, 05/17/2012 - 17:00
Aunque leí primero el artículo de Fernando Araújo, con el que en casi todo estoy de acuerdo, salvo en que la "primera gran obra" de Carlos Fuentes es "La muerte de Artemio Cruz" (1962) pues, para mí, es "La región más transparente" (1958), pero no pude acceder a su página para opinar, ahora debo decir que coincido en eso con Santiago La Rotta. Debo agregar que en el listado de libros de Fuentes que hace Araújo hace falta una bella obra de ensayos titulada "En esto creo" (2002), en la que Fuentes hace una especie de diccionario de sus afectos, de sus gustos literarios, de sus aversiones y al mismo tiempo una suerte de autobiografía literaria. Allí en el apartado Mujeres cita de Simone Weill algo útil al colombiano: "Nunca admires al poder, ni odies al enemigo, ni desprecies al que sufre".
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio