Publicidad
Cultura 30 Mayo 2013 - 10:00 pm

El Festival Panorama comenzará el 5 de junio

Cinemordiscos en París

Gracias a la gestión de una asociación de cinéfilos, Colombia se convierte en el tercer país latinoamericano en tener su propio festival de cine anual en la capital francesa.

Por: Ricardo Abdahllah, PARÍS
  • 259Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/cultura/cinemordiscos-paris-articulo-425166
    http://tinyurl.com/lvm5km7
  • 0
insertar
‘Chocó’, de Jhonny Hendrix Hinestroza, inaugurará el Festival Panorama, en París. / Archivo particular

¿Por qué El Perro Que Ladra?”. Sebastián Coral, Guillermo Quintero y Nadia Solano se miran entre sí esperando que alguno sepa cómo fue que una asociación de cinéfilos terminó llevando por nombre la mitad de un refrán. Ninguno sabe. Han pasado ya muchas personas y un buen tiempo desde las primeras reuniones en enero de 2005, en las que se discutía cómo poner a ver producciones latinoamericanas a un público que tiene a su disposición todo el cine del mundo. Al principio se trataba de colombianos en su mayoría, conocidos entre ellos y relacionados con el cine de diferentes maneras. Cuando la asociación recibió su reconocimiento legal en 2009, pertenecían a ella realizadores, críticos, novatos de la distribución y estudiantes de la mayoría de programas académicos audiovisuales de la capital francesa. Cuatro años después, el objetivo sigue siendo proyectar cintas latinoamericanas que extiendan el panorama más allá de las pocas producciones que logran entrar al circuito de las tres cadenas, Gaumont, UGC y MK2, que controlan la mayoría de las salas de cine del mercado francés.

“Sin embargo, no se trata sólo de pasar películas ‘no comerciales’”, dice Quintero. “Si podemos contar con los permisos necesarios para proyectar una película de buena calidad y que nos parezca interesante, así haya tenido ya una cierta distribución comercial, no dejaremos de incluirla en nuestra programación”.

El interés por la autorización de los derechos de difusión va ligado a uno de los principios que han hecho que la asociación haya querido distanciarse desde el comienzo de la idea de cineclub gratuito: una parte de lo recaudado por las entradas, que cuestan la mitad de lo que vale un billete en los cinemas de cadena, va a los distribuidores de la cinta o directamente a los realizadores si éstos aún no han encontrado una sociedad de distribución en Europa. “La idea”, explica Coral, “es reconocer que en la medida en que el costo de una producción cinematográfica pueda al menos ser recuperado, los productores y distribuidores se interesarán por un tipo de cine que sería aún más difícil de difundir si todas las proyecciones fueran gratuitas”.

Otra característica es que las funciones suelen estar complementadas con un debate final en el que intervienen, si no los realizadores de la película, un grupo de panelistas que manejen un tema relacionado con el argumento de la misma. Más de cien proyecciones han sido organizadas por la asociación, en un principio en salas de espectáculos como la del Café de París y espacios académicos como la escuela de cine Femis, luego en peniches y espacios abiertos y más recientemente en el cinema La Clef, que aceptó desde hace dos años acoger las proyecciones de la asociación. Resultado: un mínimo de 60% de boletas vendidas por función y varias que han obligado a una repetición porque los espectadores superan largamente la capacidad de la sala.

“Nuestra idea es presentar al público de la región parisina una cinematografía en crecimiento, que pasó de menos de diez largometrajes por año a más de treinta. No lo sabía al principio, pero hay que atribuírselo a una ley de cine que ha dado un impulso a la producción nacional. Estamos viendo en el cine colombiano la misma dinámica que veíamos años atrás con la industria cinematográfica brasileña y argentina”, dice Raphael Vion, actual director del teatro La Clef.

Es precisamente en este lugar que, el próximo martes 5 de junio, “los del Perro”, como se los conoce, presentarán la cinta Chocó, de Jhonny Hendrix Hinestroza, que servirá de inauguración a Panorama, el primer festival de cine colombiano de París. El evento se extenderá por una semana y comienza justo después de la ceremonia de clausura del Festival de Cannes, en el que el país estuvo representado por el cortometraje Solecito, de Óscar Ruiz Navia (director de El vuelco del cangrejo), y por Ana Cano con El magnífico niño león, lo que se suma a la participación en 2012 de La Playa, de Juan Andrés Arango, y La Sirga, de William Vega, y dio para que la encargada de cubrir el festival para el diario Le Monde, Clarisse Fabre, dedicara un artículo a la presencia colombiana en el evento.

El potencial del cine colombiano ha sido también apreciado por productores franceses como Thierry Lenouvel, de Cine-Sud, compañía que participó en la producción de cinco de los largometrajes que se presentarán en el festival, cuatro de los cuales fueron parte de las selecciones de festivales europeos durante 2012. Los directores de dos de estos largometrajes, Rubén Mendoza y William Vega, han sido becarios, como lo fue anteriormente Óscar Ruiz, de la Cinefondation, una residencia de cuatro meses y medio para cineastas jóvenes que depende del Festival de Cannes. 

Mendoza y Vega estarán entre los presentes en los debates y conferencias del Festival Panorama, que también incluye a directores como Luis Ospina, Laura Huertas, Andrea Said y el realizador de Resistencia en la línea negra, Amado Villafaña Chaparro.

“Mendoza es egresado de la Escuela de Cine de la Universidad Nacional de Colombia, como muchos otros de los directores cuyos trabajos se dan a conocer cada vez más en los festivales europeos. El nivel de los programas académicos es, junto a las dos leyes del cine, una de las razones que explican un aumento en la cantidad de producciones nacionales y también de la calidad de las mismas”, explica Guillermo Quintero, quien afirma que una asociación “gemela” y con el mismo nombre fue creada recientemente en Barcelona por Liliana Díaz, uno de las antiguos miembros de El Perro Que Ladra. Además de las proyecciones que organiza, la asociación ha participado en festivales como los de Montpellier y San Petersburgo, evento para el cual les fue encargada la curaduría.

El Festival Panorama, el tercer festival anual dedicado exclusivamente a un país latinoamericano (los otros son los dedicados a México y Brasil), es sin duda el evento de mayor envergadura en Europa para el cine nacional desde la época del festival de documentales colombianos del cine Le Latina, que conoció dos ediciones y confirma la consolidación de un interés que fue notorio cuando el Festival de Cine de Biarritz dedicó a Colombia su edición de 2012.

Según Nadia Solano, coordinadora del festival, éste servirá para facilitar una rotación en las salas europeas para las cintas que aún no logran entrar a un mercado en el que compiten todos los cinemas del mundo. “El público elegirá además un largometraje, que será presentado durante un mínimo de cinco semanas en la programación de La Clef, lo que por supuesto es un buen comienzo”.

“Los grandes festivales siguen siendo el lugar clásico donde se dan cita los distribuidores. La mayoría de las películas que pasaremos en este festival de cine colombiano ya han hecho este recorrido y los distribuidores ya habrán juzgado si ellas tienen o no un potencial comercial, pero aunque la mayoría no parezcan rentables para las grandes cadenas, sí esperamos que puedan moverse en los circuitos de salas alternativas, que son variados y muy interesantes”, dice Vion, quien también ve en el festival la posibilidad de llegar no sólo al público francés, sino a buena parte del latinoamericano, que con frecuencia no tiene la posibilidad de ver las películas de las que ha escuchado hablar.

Confirmando lo que parece ser un buen momento para el cine nacional, apenas terminado el Festival Panorama, La sociedad del semáforo, de Rubén Mendoza,saldrá en las salas francesas, siguiendo de cerca la presentación de La Sirga, “un primer largometraje que brilla por sus encuadres estéticos de naturaleza magnífica”, como decía hace unas semanas la exigente sección de críticas el diario Le Canard enchainé sobre la cinta de William Vega.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Lo más compartido

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio