Publicidad
Cultura 27 Mar 2013 - 12:05 pm

27 de marzo, Día Internacional del teatro

"En Colombia las políticas de cultura siguen siendo residuales"

A propósito del Día Internacional del Teatro, Patricia Ariza, cofundadora del Teatro la Candelaria en Bogotá, señala que aún faltan más recursos y público para fomentar este arte en el país.

Por: Jahel Mahecha Castro
  • 220Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/cultura/colombia-politicas-de-cultura-siguen-siendo-residuales-articulo-412782
    http://tinyurl.com/kqd9dsj
  • 0
insertar
La dramaturga y actriz Patricia Ariza. / El Espectador

Con maratónicas puestas en escena alrededor del mundo se celebra hoy el Día Internacional del Teatro. Aunque en Colombia se desarrollarán distintos eventos para el reconocimiento de las prácticas teatrales, Patricia Ariza, dramaturga, actriz y una de las mujeres más galardonadas por su trabajo artístico, compartió con el Espectador algunas reflexiones sobre el actual panorama de las artes escénicas en Colombia y sus desafíos.

 

¿Cómo es visto el teatro colombiano ante los ojos del mundo?

El teatro colombiano es reconocido en el mundo no solo por sus obras sino por la capacidad de la gente de teatro para reflexionar sobre su práctica. Creo que Colombia ha forjado una identidad, caracterizada por un punto de vista crítico constante del movimiento, como le corresponde al arte. Aquí no es fácil hacer crítica porque nos la cobran excluyéndonos de los escasos presupuestos. Pero esa es la razón de ser del arte y el teatro que hacemos y eso es lo que lo hace invencible.

¿El teatro ha sido capaz de 'representarnos a nosotros mismos'?

Yo diría en este caso, los teatros. Algunos se representan a sí mismos. Otros, representan la vida de afuera. Nosotros intentamos representar a los dos. Queremos ser sujetos de lo que hacemos, representar lo que somos, lo que anhelamos y también lo que repudiamos. Santiago García nos enseñó a no ser subalternos ni del texto, ni del director o directora, sino propietarios del sentido de lo que hacemos.

¿De qué manera el teatro se ha convertido en un espacio para reflejar la realidad sociopolítica y cultural del país?

Esa es la razón de ser del teatro, pero está desdibujada porque se ha magnificado la cultura de la farándula, se ha banalizado la representación y el país se está llenando de comedias baratas de cuenta chistes que hacen chistes machistas contra las mujeres o contra los homosexuales o de melodramas que legitiman. Al teatro le corresponde ahora más que nunca, indagar en la Colombia profunda.

¿Cree usted realmente que el teatro sí es para todos?

Debería serlo, pero para eso se necesita grandeza institucional. Se necesita que haya teatro en todas partes en todos los colegios, en las universidades, en cada barrio, en cada comunidad y que los que se dedica a esto de manera sistemática puedan hacerlo. Eso necesita presupuestos, pero más que presupuestos necesita políticos que entiendan lo que representa el arte y el teatro que lo consideren necesario, que asistan a las obras ¡carajo! son muy pocos los que asisten. Sólo lo hacen cuando hay celebraciones y pueden salir en la foto. Aquí las políticas de cultura siguen siendo residuales.

¿Qué avances y desaciertos ha tenido la historia del teatro en Colombia?

Un avance importante son los grupos que vienen gestándose en distintas partes del país y la creación constante de obras originales. También, la permanencia de grupos como el del teatro La candelaria. Sin embargo, hay varios desaciertos: la dispersión y despolitización del movimiento así como la poca preocupación de las nuevas generaciones pensar en colectivo y por abrir nuevas salas.

¿Por qué ocurre esto?

Paradójicamente ahora es más difícil abrir una sala que un bar. Bogotá debería tener 500 salas de teatro y tiene tan solo 30. En Buenos Aires hay 1.000. Es hora de dar un salto.

¿Qué propone para darle un giro a esa realidad?

Le vamos a proponer a esta Alcaldía que nos ayude a conformar por lo menos 500 grupos nuevos en los barrios y en las localidades. Si este movimiento no crece, se muere.

¿Cuál es el propósito detrás de la declaración del Día Internacional del Teatro?

El propósito es la celebración de esta profesión y oficio que nace de la fiesta y del rito. El Día Internacional del Teatro surge en Francia en los 60’s con el propósito de destacar el carácter humanista del teatro, un arte vivo que refleja por excelencia la realidad y da testimonio de los tiempos que vivimos.

¿Cómo celebra en Colombia este día?

Se celebra poco, porque no hay mucho reconocimiento al teatro como un oficio imprescindible para la sociedad. Más bien somos nosotros quienes lo celebramos. Este día debería haber auspicio como en otros países para que se hicieran funciones gratuitas para todos los públicos.

¿Cuál es el aporte del teatro La Candelaria a este arte?

En La Candelaria nos hemos dedicado a investigar desde el teatro. Somos un grupo laboratorio de creación de imágenes útiles a la sociedad. Estamos convencidos y convencidas de que el teatro contribuye a cambiar la percepción de los espectadores.

Para nosotros en La Candelaria lo importante es crear obras originales, nuestras, que den cuenta de lo que pasa. Por eso nos hicimos dramaturgas, teóricos y maestros y maestras. Tenemos tres nuevas obras en el grupo y la semana entrante hacemos una obra en homenaje al maestro Santiago, SOMA MNEMOISINE, El Cuerpo de la Memoria.

¿Qué responsabilidades le ha traído al maestro Santiago García, director del teatro La Candelaria, haber recibido el nombramiento de embajador del teatro para el mundo?

Hubiera sido tan importante que sus obras teóricas se publicaran, que su pensamiento se difundiera. La creación colectiva es una filosofía y una metodología que se estudia en muchas universidades del mundo. Aquí ni se puede nombrar a veces.

Santiago es uno de los más grandes directores y pensadores del teatro latinoamericano y eso es mucho orgullo para nosotros, porque este es un grupo perdurable y estamos en un continente que está emergiendo con una fuerza y un sentido de pertenencia cultural enorme.

¿Cuál es el rumbo que, a su juicio, deben seguir las nuevas generaciones que están delante y detrás de las tablas?

El que ellos quieran, pero ojalá no todos se vayan para la farándula. Este país necesita de sus talentos. Las y los jóvenes que se están quedando en el arte nos están enseñando. Pero son pocos, pues la mayoría se van para el rebusque.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 3
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Maduro pide hacer revisión de relaciones con España
  • Farc colocaron explosivo a pocos metros de una escuela en La Uribe, Meta

Lo más compartido

  • La mejor inventora del mundo es colombiana
  • Atlas científico de relaciones sexuales
  • El llanerito que conquistó al país con su 'Como no voy a decir'
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio