Duelo nacional de tres días por muerte de Gabo

Así lo anunció el presidente Juan Manuel Santos durante una alocución presidencial en la que también decretó que la bandera se izará a media asta por el fallecimiento del Premio Nobel colombiano.

Este jueves el presidente Juan Manuel Santos decretó duelo nacional de tres días por el fallecimiento del escritor colombiano Gabriel García Márquez.

Así mismo, decretó que el pabellón nacional se izará a meda asta en honor al Premio Nobel de 87 años, quien murió en su residencia del sur de la capital mexicana, pocos días después de salir del hospital por una infección pulmonar.

"En homenaje a la memoria de Gabriel García Márquez he decretado el duelo nacional por tres días", dijo Santos en una alocución al país sobre la muerte del autor de "Cien años de soledad", a quien definió como "el compatriota más querido y más admirado de todos los tiempos".

"¡Colombia entera debe tanto a García Márquez! Él dio voz a nuestro silencio y a las leyendas de nuestros abuelos", dijo Santos sobre el Nobel, de quien también destacó que siempre "apoyó la causa de la justicia y de la educación" y fue un trabajador "por la paz" del país.

El presidente afirmó que el país entero "está de luto" porque hoy "se nos ha ido el compatriota más querido y admirado de todos los tiempos", y se refirió a García Márquez como "el colombiano que, en toda la historia de nuestro país, más lejos y más alto ha llevado el nombre de la patria".

"Gabriel García Márquez trabajó con las palabras y las ideas. Les dio vuelo y las hizo subir a las cumbres de la imaginación, y nos hizo creer -he ahí su carácter excepcional- que eso que soñaba era posible, que los hechos inverosímiles que sucedían en Macondo realmente existían", agregó.

Santos, que pronunció su mensaje desde la ciudad de Cartagena, vestía de luto, con corbata negra, y pidió a los colombianos que mañana, cuando acudan a las iglesias por las celebraciones del Viernes Santo, dediquen "una oración por el alma de Gabo".

El presidente añadió que el autor de "Cien años de soledad" fue "el mejor exponente de un país, que es en sí mismo realismo mágico" porque "combina alegría y dolor, poesía y conflictos", "un país donde todo es posible, sobre todo la vida".

"¡Colombia entera debe tanto a García Márquez! Él dio voz a nuestros silencios y a las leyendas de nuestros abuelos. Él apoyó siempre las causas de la justicia y de la educación", manifestó el presidente.

También destacó que García Márquez, como ciudadano, fue un hombre que siempre ayudó "a buscar la paz, a trabajar por la paz" de Colombia.

El jefe de Estado recordó aquel "día inolvidable de 1982" en que García Márquez, el hijo del telegrafista nacido en Aracataca, un pueblo del Caribe colombiano, llevó al país "a la cumbre más alta de las letras" cuando recibió el Nobel de Literatura en Estocolmo, de manos del rey de Suecia.

"Él nos enamoró de las palabras y pulió con primor de relojero no sólo sus cuentos, crónicas y novelas, sino incluso la misma Constitución", agregó al recordar también que el escritor contribuyó con su pluma brillante y sus ideas, a la Carta Magna de 1991 que rige al país.

Según Santos, "desde el Olimpo de los genios", García Márquez debe saber "que 47 millones de colombianos lo queremos mucho, ¡muchísimo!, y que el mundo entero, sin excepción, lo despide con honores".

El presidente se refirió al escritor como "maestro" y le agradeció mil veces su legado representado en "su obra, su palabra y su ejemplo".

"Gracias por recordarnos que Colombia y América Latina no estamos ni estaremos condenados a otros 100 años de soledad, y que podemos ganarnos una segunda oportunidad sobre la tierra", agregó el mandatario citando el sino de los Buendía en "Cien años de soledad".

"¡Gloria eterna a quien más gloria nos ha dado!", concluyó el jefe de Estado colombiano.