Publicidad
Cultura 15 Nov 2012 - 9:21 pm

En el Museo de Arte del Banco de la República

El extraño milagro de la fotografía

Exposición que presenta en Bogotá va desde el retrato y la abstracción hasta lo conceptual.

Por: Liliana López Sorzano
  • 92Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/cultura/el-extrano-milagro-de-fotografia-articulo-387289
    http://tinyurl.com/mttuoyy
  • 0
insertar
“Urgencia XXI”, 2006. La muestra estará hasta el 28 de enero de 2013, en el tercer piso del Museo de Arte del Banco de la República. / Fotos: Andrés Torres

Nada de parafernalias, nada fuera de lo común, ni de cámaras costosas ni efectos especiales. Siempre utiliza una cámara común y corriente de 35 mm. De esa manera, se asegura que el resultado sea parecido a como la gente suele ver y se acerca a como él mismo ve el mundo para hablar de la experiencia humana.

El alemán Wolfgang Tillmans es todo un referente en el mundo del arte a través de su trabajo fotográfico, porque ha logrado redefinir el medio y la manera como la fotografía se presenta.

Así como en su fotografía, el montaje de la exposición fue meticulosamente calculado y planeado. Todo tiene una razón de ser y un lugar indicado. Aunque la curaduría de la Serpentine Gallery recorría su trabajo de 2004 a 2010, Tillmans quiso agregar en esta exposición del Museo de Arte del Banco de la República algunas piezas de su más reciente trabajo, como poner otras que revelan los registros autobiográficos de los años 90 que lo llevaron a la fama. Esas imágenes daban cuenta de sus noches salvajes, de una vida nocturna agitada, de momentos cotidianos y anodinos, espontáneos y arreglados, que terminaron por dar un retrato de su entorno más cercano y al mismo tiempo de toda una generación. Esas fotografías, que al mismo tiempo señalaban temas políticos, generaban preguntas sobre la identidad y los géneros.

Tillmans describe esta exposición como una jornada poética en la que el mensaje está abierto para cada foto. Es probable que el espectador no entienda la razón de ser de algunas de sus fotos, pero eso responde a su deseo de que la gente se sienta fuera de su zona de confort, de que a veces las lecturas no sean tan claras porque tampoco lo es la vida. “Al mismo tiempo las fotos no muerden”, confiesa con risa. Según Tillmans, muchas veces el espectador siente que en el arte tiene que entender todo y lo que no es comprensible no significa nada lo que no pasa en la música, por ejemplo.

Cuando comenzó haciendo arte, Tillmans pintaba, hacia ropa, cantaba, entre otras cosas. “Pero después me di cuenta de que el arte que más me tocaba no era la expresión del gesto. Por ejemplo, la música electrónica me llegaba mucho mientras que otra gente pensaba que era fría. El arte producido mecánicamente, como las serigrafías de Andy Warhol y Rauschenberg, me parecían de adolescente, superinteresantes, cálidas, de una textura llamativa, aunque fuera mecánico”. Alentado por esos gustos llegó a la fotografía y se dio cuenta de que un simple papel podía transformarse en un objeto cargado con significado.

Desde hace una década se ha ido más por el arte abstracto y conceptual en contraste con sus inicios de una fotografía más personal, que retrataba su mundo, sus amigos y lo que lo rodeaba. Quería alejarse de las expectativas de la gente y migrar hacia otro espectro porque las fotos se volvieron de todo el mundo, de cualquier momento y en cualquier lugar gracias a que todos cargan una cámara en su teléfono, por sólo dar un ejemplo. Por esa razón ha explorado el papel, las posibilidades del color y el concepto de la fotografía. “Muestro el papel como una escultura. Algunos piensan que la fotografía tiene el deber de representar algo y aquí estoy diciendo: no estoy representando nada. Estoy traduciendo la luz en papel”.

No utiliza Photoshop, no hay manipulación a pesar de que sea algo dado dentro de la fotografía actual. “Toda esta manipulación no dice mucho, no he visto nada más interesante desde lo que hizo Salvador Dalí en 1930. El Photoshop no ha entregado grandes resultados más allá de lo que dio la pintura”, sentencia. A pesar de que hace alrededor de un año que se volcó hacia lo digital, es ajeno a los efectos especiales. “Se trata de representar lo que veo con mis ojos, al final es el instrumento más surreal que tenemos”. Tillmans es de los que piensan que el arte es más interesante cuando coexisten el azar y el control. “Trato de controlar lo que más pueda, pero también dejo ir. La sorpresa es buena”.

Algo que recorre todo su trabajo es la intención de jugar con la tensión entre ficción y realidad.

“Una imagen no es sólo un vehículo de información, sino también es un objeto. Me parece que las fotografías no son vistas como objetos, sino por lo que dice la imagen. Pero para mí es una foto objeto.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Esperanza para las tortugas carey, una especie al borde de la desaparición
  • Hurto de motocicleta en Medellín quedó registrado en video
  • En Colombia 11.5% de la población ha probado la marihuana alguna vez

Lo más compartido

  • Isabella, la niña que descrestó con su 'Flaca' en La Voz Kids
  • Atlas científico de relaciones sexuales
  • La mejor inventora del mundo es colombiana
0
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio