Hasta el 28 de mayo en Francia

En la voz del jurado de Cannes

Este festival, uno de los más importantes del cine, cumple 70 años. Entrevista con tres de los jurados: Pedro Almodóvar, Will Smith y Jessica Chastain, quienes, entre otras cosas, hablaron de la inclusión de Netflix y Amazon en la competencia.

Jessica Chastain, Will Smith y Pedro Almodóvar lideran el grupo de jurados en esta edición de Cannes. / Cortesía

El Festival Internacional de Cannes es tal vez el más importante del mundo y este año la celebración fue mayor porque el evento celebra nada menos que 70 años en el mundo del cine. Y en ese mismo festejo impusieron un jurado de lujo con estrellas internacionales, como Pedro Almodóvar (presidente del jurado), Will Smith y Jessica Chastain. Y hablando abiertamente sobre los diferentes puntos de vista, en un año que también se caracterizó por la falta de los más grandes estudios de cine en el festival, entablaron también un polémico debate al “juzgar” a los más nuevos del cine streaming, como Netflix y Amazon, que esta vez fueron incluidos en una competencia de película.


¿Qué opinan como miembros del jurado sobre la participación de Netflix en un festival de cine como Cannes, con la posibilidad de premiar con una Palma de Oro una película que no va a pasar por una sala de cine en Francia?


Pedro Almodóvar: Yo prefiero que mis películas se vean en una pantalla grande. Y por eso incluso escribí un comunicado diciendo que las plataformas digitales son una nueva forma de ofrecer contenidos de pago, lo cual al principio es bueno y enriquecedor. Una forma no debe tratar de suprimir las ya existentes, como, por ejemplo, ir al cine. No debe alterar los hábitos de los espectadores, y creo que ese es el debate ahora mismo. Para mí, la solución es simple. Las nuevas plataformas deben asumir y aceptar las reglas del juego ya existentes, que implican respetar las actuales ventas de los distintos formatos de exhibición, así como las obligaciones de inversión que actualmente rigen en Europa. Por otro lado, para mí sería una enorme paradoja que la Palma de Oro del Festival de Cannes no se pudiera ver en salas de cine. Y, por su puesto, esto no significa que no respete y celebre todas las novedades que las nuevas tecnologías nos proporcionan. No, estoy absolutamente a favor de ellas, pero me da la impresión de que, mientras siga vivo, defenderé algo que muchos jóvenes ahora mismo no conocen, que es la capacidad de hipnosis que tiene una gran pantalla frente al espectador. Creo firmemente que, al menos la primera vez que uno ve una película, la pantalla no debe ser parte de nuestro mobiliario, sino que nosotros debemos ser diminutos para poder sentirnos dentro de esas imágenes y ser arrastrados por esa historia.

Will Smith: En casa tengo hijos de 16, 18 y 25 años que van al cine dos veces por semana y también ven Netflix. Y el límite no es demasiado grande. No sé lo que pasa en los hogares de otras personas, pero en mi casa Netflix no tiene ningún efecto en lo que vayan a ver al cine. Van a una sala para que los impresionen ciertas imágenes, pero hay otro estilo de cine que ellos prefieren ver en casa. No quiere decir que no irían al cine si no fuese por Netflix. Son dos formas diferentes de entretenimiento que disfrutan. En mi casa, Netflix no tiene nada más que un beneficio porque pueden ver películas que nunca hubieran visto. Netflix es una gran conexión para ellos con el mundo. Hay ciertas películas que no están disponibles en ninguna sala a 15.000 km a la redonda. Y hoy pueden encontrar esos artistas y verlos online. Y en mi casa, en general, les dio una comprensión cinematográfica global a mis hijos.

¿Qué significa el Festival de Cannes para ustedes?

W.S.: Yo crecí al oeste de Filadelfia, muy lejos de Cannes, y cuando escuchas del Festival Internacional de Cannes es sinónimo del máximo prestigio del cine. Y a mí me emociona estar aquí, para aprender, más que nada. Lo mío es muy egoísta.
Jessica Chastain: No es ninguna sorpresa para la mayoría de la gente que mi carrera como actriz nació en este festival. Por eso es un lugar tan importante para mí. Me siento muy conectada con Cannes y la película The Tree of Life del principio de mi carrera, que hasta el último respiro de mi vida no voy a poder olvidar.
P.A.: Mi primer sueño de hacer cine ya era suficientemente difícil. Cannes venía inmediatamente después como algo irrealizable. Pero desde el año 82 empecé a venir como espectador. Para mí, siempre es una gran fiesta. Es el lugar por excelencia donde se celebra el cine de autor, que es mi género favorito como espectador y también como director. Y como miembro de este jurado, tan ecléctico y variado, supongo que es la misma sensación que deben haber tenido los jurados cuando vieron, por ejemplo, por primera vez La Dolce Vita o cuando se encontraron por primera vez con Apocalypse Now.

Para alguien como Will Smith, ¿fue una total sorpresa que lo llamaran como jurado de Cannes?

W.S.: La primera vez que me llamaron estaba muy emocionado. Mi publicista me llamó diciendo: “Te quieren para ser jurado en Cannes”, y a mí me pareció perfecto, hasta que me aclaró que eran dos semanas y reaccioné con un “Ah, no, no, espera un poco”. Y cuando me aclaró que eran diez días, me pareció muy cool. Ella siguió diciéndome “Vas a ver dos o tres películas por día”. Y me gustó la idea, porque la última vez que había visto tres películas en un día debí haber tenido 14 años. Es demasiado. Prometí ser serio y dormir bien para ver las películas, estar desde las 8:30 a.m. bien despierto y concentrado, para dar lo mejor de mí.
¿Jessica había sido parte del jurado del Festival de Marruecos antes?

J.C.: Sí, pero la diferencia es muy grande. Estuve en Marruecos en el año 2011 y todo era nuevo para mí. Y por eso esta vez me comprometí a ver cada película con una mente abierta, escuchando y tratando de olvidar todo lo que vi antes del mismo director, para ver cada película individualmente, como si fuera un bebé propio. Supongo que esa es la gran diferencia entre un jurado y el otro.

En el momento en que los invitaron para formar parte del jurado, ¿se ocuparon de averiguar sobre los otros miembros menos conocidos, como Park Chan-wook o Gabriel Yared?

P.A.: Yo los conozco a todos. Pero siempre quise trabajar con Jessica Chastain y Will Smith, así como siempre soñé con la música de Gabriel Yared y siempre quise escribir algún guion con Paolo Sorrentino y Park Chan-wook. Por eso me considero con tanta suerte.

¿Y cómo hacen para evitar las influencias de los amigos que compiten con sus películas?

J.C.: Tengo muchos amigos en la competencia de este año, pero es importante conservar la objetividad con todas las películas. Incluso tuve amigos que me enviaron mensajes de textos y les pedí que no lo hicieran mientras forme parte del jurado. Me tomé el tema muy en serio y me entusiasma la idea de ver todas las interpretaciones de cada uno, porque hay mucha gente que aprecio y respeto en esta competencia.


En una época donde se debate el rol de la mujer en el cine, ¿llegaron a pensar en marcar la diferencia?

P.A.: Curiosa pregunta... Al menos yo me encuentro suficientemente femenino como para estar seguro de que mis opiniones contienen suficiente femineidad. Y puedo asegurar que todas las variaciones, todos los géneros y todas las orientaciones están presentes en este jurado. Pero realmente, lo más importante, son las películas en sí mismas, no si están dirigidas por directores o directoras y cuánta feminidad o cuánta presencia hay en ellas.

¿Y Will? Si pudiera elegir, ¿preferiría estar en el jurado de Cannes o competir con una de sus películas?

W.S.: Yo prefiero estar en el jurado. Es divertido, estás con gente estupenda, se puede conversar. Cuando estás en la competencia es imposible dormir, por todo el estrés que te genera ver lo que piensa el jurado, porque si ves que alguien del jurado se rasca la cabeza enseguida imaginas que la película le pareció fantástica.


Kirsten Dunst comentó que el año en que formó parte del jurado de Cannes tuvo 28 cambios de vestuario con tantas alfombras rojas. ¿Es igual para ustedes?

W. S.: Bueno, si ella tuvo 28 cambios de vestuario, a mí me van a ver con 32. Hace bastante calor y después de ver dos o tres películas por día, lo importante pasa por la comodidad. El primer día quise verme bien sexy, bien del Sur de Francia en Cannes, pero se fue todo por la ventana por culpa del clima.
J. C.: A mí me apasiona la moda, pero amo mucho más al cine y mi concentración pasa mucho más por ver una película. Por supuesto, paso por la alfombra roja, pero no demasiado.

¿Hasta qué punto influyen las ideas personales a la hora de juzgar la ganadora de un festival?

W.S.: Supongo que la razón por la cual estamos en este lugar es para brindar nuestras perspectivas personales y confrontar o discutir nuestra propia parcialidad. Son los aspectos que tomamos en cuenta y la razón por la cual eligieron un grupo tan variado es para tener esos choques artísticos. Parte del arte es poder agregar una conversación global a la armonía global. Y mi punto de vista es mucho más afroamericano que cualquiera.
P.A.: Yo siempre estoy abierto a cualquier tipo de películas en todos los sentidos, pero lo que no nunca puedo prometer es que, al entrar a la sala de proyección, vaya a cambiar mi personalidad. Sigo siendo la misma persona que soy, abierto a todo tipo de incorrecciones, juzgando la película que vea.