Publicidad
Cultura 28 Feb 2013 - 10:00 pm

‘Parsifal’, de Richard Wagner

"Festival escénico sacro"

Este sábado, a mediodía, se transmitirá en directo desde la Metropolitan Opera de Nueva York la exigente pieza, producida por François Girard y bajo la dirección de Daniele Gatti.

Por: Juan Carlos Piedrahíta B.
  • 0Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/cultura/festival-escenico-sacro-articulo-407603
    http://tinyurl.com/aksupnj
  • 0
El rol principal de ‘Parsifal’, de Richard Wagner, es interpretado por el tenor Jonas Kaufmann. / Cortesía Cine Colombia

Richard Wagner (1813 - 1883) tuvo tres pretextos para no escribir Parsifal de una sola sentada, pero cuando se escucha la denominación de cada uno de los motivos que postergaron su inspiración para llevar a cabo la obra, se entienden las excusas y se alcanza a sospechar por qué tardó más de cinco lustros en su creación.

Tristán e Isolda, Los maestros cantores de Nuremberg y El anillo del nibelungo impidieron que Wagner no fuera constante en el proceso de gestación de Parsifal, partitura basada en el poema épico medieval de Wolfram von Eschenbach (1170 - 1220). Lo que más le llamó la atención al compositor alemán, considerado por muchas voces del bel canto como uno de los autores más complejos de abordar, fue la historia de uno de los caballeros de la mesa redonda del rey Arturo que, sin ser protagonista, logró condensar la atención y se sumó a los intentos humanos de buscar el Santo Grial, el elemento con forma de plato o copa que utilizó Jesucristo en la celebración de la Última Cena.

Tan pronto Wagner se aproximó a la lectura del poema se sintió en la obligación de hacer una partitura exigente, que reflejara las características literarias que había plasmado el autor, pero que además fuera innovadora y única. En 1857 comenzó la elaboración del primer boceto de su propia versión de Parsifal, y como quería una manifestación genuina, dijo desde la primera línea que no se trataba de una ópera sino de un “festival escénico sacro”.

La complejidad del tema, los múltiples llamados al margen en cada hoja y sobre todo las indicaciones específicas para los roles protagónicos (Parsifal, Gurnemanz y Kundry) retrasaron el trabajo de Wagner, quien por decisión propia optó por posponer la creación para darle vía a dos ideas que tenía bastante más estructuradas en su cabeza. Así, Tristán e Isolda y Los maestros cantores de Nuremberg mandaron al cajón de los pendientes a Parsifal durante más de ocho años.

Después de ese tiempo retomó su escritura sin resultados inmediatos, porque entonces se atravesó en el camino El anillo del nibelungo, obra que separó a Richard Wagner por casi doce años más de todo intento complejo de hacer algo distinto. Finalmente se concentró en su Parsifal en 1877, cuando elaboró un segundo boceto y se preocupó por lo que él mismo llamaba “libretos en verso”.

Tanto la partitura de la orquesta como los libretos con las indicaciones para los actores quedaron terminados en 1882, justo un año antes de la muerte del compositor. La pieza se estrenó el 26 de julio de ese año, bajo la dirección de Hermann Levi.

Ahora, más de un siglo después, la Metropolitan Opera de Nueva York exhibe un montaje especial de esta partitura de Wagner, con la producción de François Girard y la dirección de Daniele Gatti. En el elenco estelar figuran el carismático tenor Jonas Kaufmann como Parsifal, René Pape interpretará el papel de Gurnemanz y la soprano sueca Katarina Dalayman actuará como Kundry. Sin duda, una versión contemporánea de una obra que acompañó a Wagner por más de un cuarto de siglo.

Directo: 2 de marzo, 12:00 m. Diferido: abril 6, 12:00 m. Bogotá: Andino, Unicentro, Gran Estación y Santafé; Medellín: Santafé, y Cali: Chipichape. Información y boletería: www.cinecolombia.com.

  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

0
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio