El evento se extenderá hasta el 19 de marzo

La música andina en su capital

El Festival Nacional de la Música Colombiana de Ibagué está en su edición número 31. Para su evento de cierre tendrá a Alci Acosta como invitado especial.

Marzo es el mes emblemático de la música andina colombiana. La razón fundamental está encabezada por dos apellidos que la historia se ha encargado de unir casi por inercia: Garzón y Collazos. Estos dos personajes, Darío Garzón Charry y Eduardo Collazos Varón, juntaron sus talentos para la interpretación de las manifestaciones del interior del país en 1938 y su carrera como colectivo se extendió hasta 1977.

A mediados de la década del 50, el dueto de voces, guitarra y tiple grabó para el sello Sonolux canciones como Negrita, de Luis Dueñas Perilla; Pueblito viejo, de José A. Morales; Espumas, de Jorge Villamil, y Soy colombiano, de Rafael Godoy, y a partir de este registro comandaron el movimiento cultural que intentó por todos los medios evitar que tanto el folclor del Caribe como el del Pacífico aniquilara por completo estilos como el bambuco, el pasillo y la guabina.

La repercusión del trabajo elaborado por Garzón y Collazos fue tan significativa que el 21 de marzo de 1987, justo un año después del deceso del maestro Darío Garzón Charry, se creó en Ibagué el Festival Nacional de la Música Colombiana. La capital del departamento del Tolima siempre fue el eje temático para el dueto y desde allí tenía la posibilidad de aumentar el radio de acción hacia Huila, Valle del Cauca, Boyacá, el Eje Cafetero y Santander. Por eso el evento echó raíces en esta ciudad y después de 31 ediciones continúa evolucionando sin perder su esencia.

Durante los dos primeros años, las actividades programadas dentro de la propuesta artística del Festival Nacional de Música Colombiana se cumplieron en el cementerio San Bonifacio. El desfile musical de duetos, tríos, cuartetos y corales, con una masiva participación de representantes departamentales, superaba el estimado de 100 músicos, quienes se ubicaban alrededor de las tumbas de Garzón y Collazos para rendirle tributo al dúo. De esta manera, Ibagué logró consolidarse como la Capital Musical de Colombia, título que ostenta con énfasis sonoro hasta nuestros días.

En 1990, el evento se hizo extensivo a la concha acústica Garzón y Collazos y se incorporó la denominada Tradicional Noche Tolimense, en la que se creó el Concurso de Duetos, que definitivamente le dio al certamen el tinte nacional que tanto esperaba. Este festival es el momento para disfrutar de una tradición folclórica y por eso en 2003 fue declarado Patrimonio Cultural y Artístico de la Nación.

Los componentes más relevantes del evento son: el Concurso Nacional de Duetos Príncipe de la Canción, que llega a su 23ª edición, y el Concurso Nacional de Composición Leonor Buenaventura, que estimula la creación de temas inéditos de autores profesionales y aficionados, en el que serán homenajeados los artistas Pedro J. Ramos y Miguel Ospina.

Además de estos ejes temáticos, dentro del certamen también se destacan actividades como el Concurso Departamental de Interpretación Musical Cantalicio Rojas, el Encuentro Nacional Los Niños al Encuentro de la Música Colombiana, el Encuentro Universitario de Música Colombiana y el Encuentro de Músicas de las Regiones.

Más de 60 presentaciones de recitales, conciertos musicales de duetos, tríos, cuartetos y corales, en las diferentes calles, plazas y teatros de Ibagué, marcarán el ritmo de la 31ª edición del Festival Nacional de la Música Colombiana, que se extenderá hasta el domingo 19 de marzo, con un cierre en el que la figura principal será el pianista y compositor atlanticense Alci Acosta, quien realizará un recorrido por sus temas más emblemáticos.

Otros de los invitados especiales serán la Sinfónica de la Policía Nacional, los Niños Vallenatos de la Academia Musical Dinastía Romero, la Coral Ciudad Musical y los Tambores de San Marcos, y se presentará Checo Acosta, hijo de Alci Acosta, con su orquesta en pleno.

En la ceremonia de clausura también se llevará a cabo el Paseo Musical por Colombia, con la participación de delegaciones artísticas de todo el país, y ya en la concha acústica Garzón y Collazos se adelantarán la programación de la gran final y la premiación de los concursos oficiales del Festival Nacional de la Música Colombiana.