La película "Mañana a esta hora" se estrena en las salas de cine

A partir de esta semana encontrarán en todas las salas del país la película de Lina Rodríguez, un retrato de cómo una familia afronta una pérdida.

Cortesía

La película dirigida por Lina Rodríguez es un retrato íntimo de la cotidianidad de una familia bogotana antes y después que un incidente trágico los obliga a enfrentar un futuro incierto. La película fue rodada en su mayoría en locaciones de interiores  y exteriores de Bogotá y La Calera. Mañana a esta hora es una producción de Brad Deane (Canadá), en producción asociada con Santas Producciones (México), que contó dentro del equipo técnico con Diana Cadavid como Jefe de Producción; el mexicano Alejandro Coronado (El verano de Goliat, Señoritas) como director de fotografía; Iris Ocampo Maya en la dirección de arte y diseño de vestuario; Camilo Martínez sonido; Juan Felipe Rayo microfonista; Paulina Arango asistencia de dirección; José Rodríguez productor de campo; Carlos Tarazona como asistente de cámara y David Léal como asistente de producción.

 

Laura Osma, su protagonista, es una joven actriz colombiana que ha ido ganando reconocimiento por los personajes que ha interpretado en la televisión de nuestro país. Osma a veces ha sido antagonista y esto la ha hecho retarse y emocionar al público. Por eso, importantes directores de cine y televisión del país la han escogido para interpretar papeles indispensables en recientes producciones cinematográficas, como "Mañana a esta hora" o "La defensa del dragón".

Adelaida (Laura Osma) una inteligente y hermosa joven de 17 años vive con sus padres Lena (Maruia Shelton), organizadora de eventos y Francisco (Francisco Zaldua), escultor y profesor de artes. Los tres conviven en un apartamento en Bogotá y disfrutan de una vida familiar cómoda, compartiendo los altibajos usuales de la cotidianidad. Pronto, empiezan a aparecer grietas en la lustrosa superficie de esta familia, aparentemente perfecta. Dado que Francisco no se involucra de lleno en los detalles domésticos del día a día, el cuidado de la casa y la supervisión de Adelaida recaen sobre Lena, quien vive ya bastante ocupada.

A pesar de su dedicación y fuerza, a Lena le cuesta cumplir el papel de madre trabajadora a cabalidad. Justo en la etapa más álgida de su angustia adolescente, y en plena búsqueda de su identidad, Adelaida choca constantemente con su madre: en un momento se muestra cariñosa, tranquila y dedicada, y al siguiente resulta tempestuosa y ferozmente desafiante, llegando tarde a casa por estar con sus amigos. Hasta que ocurre una tragedia… Perturbada, la familia enfrenta su reto más grande hasta el momento. Desesperados por aferrarse a los lazos que los unen, tendrán que encarar la incertidumbre que trae consigo el mañana.