Medellín vuelve a ser la capital del arte contemporáneo en Colombia

La ciudad se ha convertido en el "epicentro" del arte en el país.

Tras 26 años de ausencia, el Salón Nacional de Artistas, reconvertido en esta, su 43 edición, en (Inter) Nacional, regresó a la ciudad de Medellín como espacio y polo de referencia del arte contemporáneo en Colombia.

En la inauguración del evento, celebrada en el Museo de Antioquia, sede de las más emblemáticas obras de Fernando Botero, la viceministra de Cultura, María Claudia López, destacó que con el paso del tiempo esta ciudad, se ha convertido en el "epicentro" del arte en este país.

Es por eso que celebró que tras 26 años en los que el Salón ha recorrido ciudades como Bogotá, Cali y Cartagena, haya vuelto a Medellín, urbe que destina a la cultura casi el mismo presupuesto que el propio Ministerio, aseguró.

"Hace 26 años, en 1987, el Salón se hizo en el Aeropuerto Olaya Herrera y en esa edición se ratificó su vocación de ayudar a consolidar a nuestros artistas", destacó López.

Transcurrido ese tiempo, el Salón, "el más antiguo y tradicional que tiene el país en cuanto a las artes plásticas", tal y como destacó el alcalde de Medellín, Aníbal Gaviria, ha cambiado mucho.

En su 43 edición, los organizadores de la muestra, liderados por su directora, Juliana Restrepo, decidieron promover un arriesgado cambio, al modificar el nombre del evento, de Nacional, a (Inter) Nacional, con el objetivo de adaptarse a la contemporaneidad.

Pese a que en las últimas dos ediciones el Salón ya había acogido la obra de artistas internacionales, el cambio en el nombre del evento ha tenido "muchos detractores" en el gremio cultural colombiano, tal y como confesó a Efe Restrepo.

Una cuarentena de los 108 artistas que participan en el Salón son extranjeros, entre los que destacan los argentinos Víctor Grippo y Jorge Macchi, el canadiense Fabienne Lassere, o el brasileño Ernesto Neto.

El brasileño, nacido en Río de Janeiro, expone en el Museo de Arte Moderno de Medellín una de las perlas de esta edición del Salón: una obra llamada "Nave Madre Monte" que invita al público a la interacción.

"Es un cuerpo en el que tu puedes entrar dentro, una galería, una arquitectura orgánica que tiene una transparencia dentro y fuera, un espacio de tensión tras un confort", explicó Neto en una entrevista con Efe.

Entre los colombianos, que los organizadores se esfuerzan en resaltar que son los grandes protagonistas de la muestra, destacan Fredy Alzate, María José Arjona, Mateo López, Nicolás París, Miguel Ángel Rojas y Felipe Arturo.

Para esta edición la ciudad de Medellín destinó cuatro de sus más emblemáticos espacios, entre los que destaca el Jardín Botánico, con dos grandes obras que flotan en el lago: "Casa Desorientada" y "Lacustre", de los colombianos Mateo López y Germán Botero respectivamente.

Más allá del Jardín Botánico, que presume de sus obras al aire libre en la llamada "Ciudad de la eterna primavera", Medellín también cedió el Museo de Antioquia, el Museo de Arte Moderno de Medellín y el Edificio de Antioquia, una antigua naviera habilitada para la ocasión.

Esta 43 edición lleva por título "Saber Desconocer" y muestra esta contradicción que está implícita en la razón del ser del Salón, que lleva gran parte de su historia intentando reconciliar las insalvables diferencias sobre la idea de arte, lo que le es propio y lo que es extraño.

"El Salón (Inter) Nacional de Artistas, como una Babel expresa en sí mismo su propia búsqueda. Saber desconocer es el espacio indeterminado en el que se crea el nuevo conocimiento, la sorpresa, el asombro", expresó el alcalde.

Organizado por el Ministerio de Cultura de Colombia en alianza con la Alcaldía de Medellín, las puertas del Salón Internacional de Artistas estarán abiertas al público desde mañana hasta el próximo 3 de noviembre.

Temas relacionados