Una lucha que vale la pena

Música emergente en Colombia

En Armando Records, en Bogotá, se llevó a cabo por segundo año consecutivo la entrega de Premios de Música Emergente Re-Sonando, en la que se presentaron Salidos de la Cripta, Danicattack, Cowboys From Hell, La Severa Matacera y La Sinfoniska.

Salidos de la Cripta, una banda de psycobilly, se presentó en los Premios de Música Emergente Re-Sonando. Cortesía

Marck, el vocalista de Cowboys From Hell gruñe al estilo metal. Con pisadas fuertes marca el compás de la batería. Apenas y puede mantener el equilibrio. Agarra el micrófono con fuerza y se lo pega a la boca. Al cantar, engrosa la voz y cierra los ojos. El éxito está en quedarse en la misma nota el mayor tiempo posible, hasta que se le acabe el aire. Aquí lo único que se prepara son las canciones que se van a tocar, de resto, es pura improvisación. Termina el calentamiento de voz y bebe un sorbo de cerveza de una botella de plástico. Voltea, mira al baterista y asiente con la cabeza: es hora del show. El guitarrista, Miguel Vanegas, se pasea por el escenario con una espectacular Chapman roja. David, por su parte, hace slaps, una técnica exclusiva del contrabajo que consiste en halar las cuerdas de tal forma que al chocar con el instrumento generen un sonido seco.

Los reflectores hacen una “x” e intentan seguir a Marck por todo el escenario mientras él convulsiona aquí y allá tocando una guitarra invisible.

Esto no es un concierto de trash metal, es una ceremonia de premiación. Two Inky Produce, un medio de comunicación independiente con gran cobertura a nivel nacional fue el principal patrocinador de este evento. Su inauguración en el 2016 fue un éxito, logrando –según la página web oficial de este medio- la inscripción de 199 proyectos musicales.

Volviendo a la acción, el aullador cuelga el micrófono en el soporte, toma impulso y da un acrobático salto de la tarima a la pista.

Abajo, chicos rapados por los lados con una cresta en el centro de sus cabezas se embriagan con Grolsch y Benediktiner. Las damas, todas con faldas y chaquetas de cuero, bailan con libertad y destreza. El público enloquece y sacude la cabeza al estilo headbanging, término inventado por Led Zeppelin para referirse al movimiento de melena de arriba abajo.

El siguiente grupo en presentarse es Salidos de la Cripta, una banda de psycobilly (fusión del punk rock y el rock and roll). El contrabajo está pintado todo de negro con telarañas. Mortis, el guitarrista y vocalista principal, no bromeaba cuando decía que haría al público rockear con los muertos. Pero es Jeisson, el contrabajista, quien se roba toda la atención: se monta encima del pesado instrumento y toca a toda velocidad. Es su solo. Los camarógrafos se acercan corriendo y lo enfocan con sus grandes lentes. La maniobra no dura más de 10 segundos pero anima bastante el ambiente en la pista.

Una mujer de pelo corto, pechos tatuados y medias de mallas se abre paso bailando animadamente hasta la parte de adelante. Le extiende la mano a un hombre para que baile con ella y este acepta. Dos cámaras de televisión desvían la mirada de Salidos de la Cripta para grabar a la pareja de baile. El chico se ve algo nervioso mientras que la rockera patea con aún más emoción. Ella sí que sabe lo que es moverse al ritmo del rock and roll.

Todo ahora es adrenalina y diversión pero fuera del escenario los músicos no la tienen nada fácil. Las disqueras solo se dignan a mirarlos si ya son populares. Los Premios Re-Sonando buscan precisamente impulsar a estos artistas para darlos a conocer al público colombiano.

MC Blay, un rapero invitado de Medellín, confiesa: “en Colombia cuando el artista llega, le cierran las puertas” y tiene razón porque si ganas, te ofrecen una gira, una página web y una entrevista con una radio mexicana. Entre más global y menos nacional sea el contacto de las bandas con su país, mejor.

Alto Volumen, dos jóvenes caleños de color café tostado se quedan al lado de las mesas y observan con reserva la tarima. Un hombre fornido y con presencia tosca se cruza de brazos y se mantiene en el centro de ellos. Es su mánager, Sergio Vargas, quien está aquí para que sus muchachos reciban el premio en la categoría Mejor Proyecto Emergente Rap. Me regalan un CD blanco que en la carátula dice Algo Simple

“El hecho de que sea simple, no quiere decir que no sea especial”.

Pienso en grupos como Cowboys From Hell, músicos apasionados que lo dejan todo por seguir sus sueños, por querer hacer psychobilly en un país en donde difícilmente se reconocen a esta clase de géneros como música nacional. Evoco las palabras de Mortis –de Salidos de la Cripta- porque esconden toda una historia y una lucha que vale la pena contar: “El rock es duro pero es agradecido”

No solo el rock, también el reggae, el rap, el punk, el metal, el ska y toda la música que esta noche se une para conmemorar a los perseverantes, a los que no les importa darle la vuelta al mundo entero con tal de poder volver a su país y triunfar en él. Estos son los guerreros de la música emergente.