Publicidad
Cultura 10 Mar 2013 - 7:10 pm

La apertura de Casa Daros será el 23 de marzo

Reflectores sobre el arte nacional

La Colección Daros inaugurará su nueva sede en Río de Janeiro con la exposición ‘Cantos cuentos colombianos’, que reúne los trabajos de diez artistas del país, entre ellos Doris Salcedo, Miguel A. Rojas y Óscar Muñoz.

Por: Liliana López Sorzano
  • 1Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/cultura/reflectores-sobre-el-arte-nacional-articulo-409505
    http://tinyurl.com/l2yyork
  • 0
insertar
‘Sol negro’ (1990). María Fernanda Cardoso. Moscas domésticas embalsamadas, acrílico, poliestireno y metal. / Cortesía Casa Daros

¿Una exposición de artistas colombianos inaugurando la nueva sede en Brasil de la colección de arte latinoamericano más amplia de Europa?

Brasil es un país autosuficiente en materia de arte, un gigante que por mucho tiempo ha dominado la escena artística latinoamericana, en la que sus artistas han traspasado las fronteras y sacudido el mercado del arte. Es en este territorio de bienales sólidas, de ferias exitosas, de coleccionismo fuerte, en el que la Colección Daros Latinoamérica decide abrir su nueva sede, pero con una muestra de arte contemporáneo de Colombia: “Cantos cuentos colombianos”, en la que las obras de artistas como Doris Salcedo, Nadín Ospina, Juan Manuel Echavarría, Fernando Arias, José Alejandro Restrepo, entre otros, están presentes.

“Es importante generar este impacto en Brasil, porque son aislados, piensan que son autosuficientes y no saben mucho sobre el peso del arte que se hace en Colombia”, sostiene Hans Michael Herzog, curador de la Colección Daros Latinoamérica.

Para Jaime Cerón, asesor de artes visuales del Ministerio de Cultura en Colombia, esta inauguración es increíble porque para el medio artístico colombiano Brasil es omnipresente desde hace décadas. “Los artistas más interesantes de América Latina e incluso del contexto global son para muchos colombianos los brasileños. Pero para Brasil nosotros no existimos, la lectura no es recíproca”.

Por esa razón, el hecho de poner los ojos sobre el arte colombiano en un escenario como Brasil es de vital importancia, porque es llamar la atención de galeristas, curadores y agentes de la escena para que se enteren de la producción nacional, que últimamente ha tenido un periplo de internacionalización y para que los vecinos geográficos se conozcan y se establezcan diálogos.

“Queremos poner sobre la mesa los problemas sociales, porque los brasileños tienen los mismos problemas que los colombianos, solo que no quieren hablar de eso. Introducir los problemas a través del arte, es una manera muy elegante de hacerlo”, confiesa Herzog.

Más allá de un espacio de exhibición, Casa Daros quiere posicionarse como un centro de educación, comunicación y reflexión, como una plataforma para generar diálogos para que el continente latinoamericano comience a mirar lo que pasa en su propia región y a extender los lazos.

La sede que cambió de Zúrich, Suiza, al barrio Botafogo en Río de Janeiro, es un edificio neoclásico que funcionó como un orfanato para niñas hasta finales del siglo XIX y que más tarde se convertiría en una escuela.

La puntualidad y el perfeccionismo suizo fueron conceptos trasladados a la monumental restauración de esta antigua propiedad, considerada patrimonio cultural de Río de Janeiro. El proyecto de adaptación y reforma comenzó hace siete años y contempló hasta los más mínimos detalles para conservar con rigor sus características originales. Pisos, tejados, fachadas, maderas, puertas, bisagras, todo fue recuperado y restaurado. Según Jaime Cerón, esto es casi un hito para la restauración en América Latina. Al mismo tiempo la sede contará con los más altos estándares de ventilación e iluminación para la conservación de las obras.

“El edificio se llamará Casa Daros, para que quede claro que todos están invitados. No queremos crear un concepto excluyente ni elitista y por eso hay una iniciativa sobre varios proyectos de educación. Hay que aprender juntos, y no enseñar cátedra”, sostiene Herzog. Así lo reconfirma Jaime Cerón: “El área educativa será la gran apuesta de esta casa”.

Son más de 1.100 obras de 100 artistas, jóvenes, consagrados, vivos y fallecidos con un abanico de soportes en su mayoría video e instalación, pero también fotografía, pintura o dibujo. La dirección de la colección, que empezó a formarse desde 2000, siempre ha apuntado hacia un arte que establezca relaciones estéticas, sociales y humanas. Hans Michael Herzog, director artístico y curador general de la Colección Daros Latinoamérica, afirma que “no coleccionamos el arte por el arte. No es una colección enciclopédica ni políticamente correcta. Hablamos de calidad. Eso quiere decir que una obra de arte es capaz de tocar al espectador en varios niveles, que toca varias fibras, que no es unilateral, que no es anecdótica, que tiene más volumen y que no necesita de mil palabras para explicarla. Muchas de las obras tienen un sentido político y social”.

De hecho, “Cantos Cuentos Colombianos” es una muestra que se hace con piezas de la colección, la cual tiene una coherencia temática social y política en la que los artistas que pertenecen a la generación colombiana intermedia (nacidos entre 1945 y 1963) se adentran en esas grietas dolorosas que han dibujado a Colombia en los últimos 50 años. Son historias de violencia, de desaparecidos, de narcotráfico, como también miradas a la identidad nacional hechas con ironía y con cruel honestidad.

La muestra durará seis meses y durante ese período de tiempo habrá una serie de acciones formativas, como talleres, simposios y conferencias alrededor del arte colombiano. A su vez, el Ministerio de Cultura de Colombia realizará en junio el encuentro de publicaciones artísticas y la mesa de crítica de arte de Colombia.

Los proyectores están apuntando hacia el arte colombiano. Casa Daros, a través de una infraestructura impresionante, ha puesto una lupa sobre la escena artística nacional y, al mismo tiempo, ha abierto una puerta para que los brasileños se enteren de que en materia de arte no están solos.

 

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Lo más compartido

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio