Publicidad
Cultura 20 Ene 2013 - 12:21 am

Owen Sheers, en el Hay Festival de Cartagena (24 al 27 de enero)

La resistencia de la moral

El escritor galés ha encontrado en su literatura un lugar privilegiado para ver los efectos del conflicto y la violencia en la vida de las personas.

Por: Angélica Gallón Salazar
  • 44Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/cultura/resistencia-de-moral-articulo-397508
    http://tinyurl.com/ae4dgce
  • 0
insertar
El escritor Owen Sheers presentará en el Hay una obra de teatro que cuenta con los testimonios e interpretaciones de 30 soldados heridos en combate. / Cortesía Hay Festival

Sara se levanta un día y al recorrer, como de costumbre, el mapa tibio que deja sobre el colchón el cuerpo de su esposo todas las madrugadas, se da cuenta de que el espacio está frío, con la frialdad de quien ha dejado el lecho hace mucho tiempo o, es más, no ha dormido en él.

Sara cree que su marido ha salido de casa muy temprano para ir al pueblo, pero a medida en que va transcurriendo la mañana irá descubriendo, junto con las otras mujeres del pueblo, que lo que ha pasado en realidad con su esposo, y con el resto de los hombres, es que las han abandonado. Esta es la escena inaugural de Resistencia, la novela del escritor galés Owen Sheers, invitado al Hay Festival de Cartagena. Ese abandono le servirá al escritor para acentuar en la trama del libro la forma como las resistencias no sólo se labran con las armas, se labran también con la moral, arreciando los sentimientos.

El mundo en el que se desenvuelve esta novela de 385 páginas es uno diferente al que conocemos. Las fichas del pasado se han movido de otra forma. La historia ha registrado otras consecuencias. Los vencidos de la Segunda Guerra Mundial no lo fueron, Alemania ha quebrantado a Rusia, las noticias para 1944 son más negras que nunca y la temida invasión a Inglaterra por parte de las fuerzas nazis ha ocurrido.

“Un viejo campesino que conocía de tiempo atrás empezó a contarme cómo a la edad de 16 años había hecho parte de una organización que planeaba la insurgencia civil en toda Inglaterra contra la posible ocupación alemana de la isla, una invasión que era un temor real, ya que se consideraba inminente. Cuando terminé la charla con el viejo, empecé a escribir lo que me había contado y entonces pensé que quería crear una versión de la Segunda Guerra Mundial en la que esta insurgencia tuviera que actuar. Pero además quería explorar un hecho histórico que había sucedido en los Montes Negros, al sur de Gales, en donde un grupo de gente creyó que podría vivir la vida en tiempos de guerra de una forma diferente si conseguía mantener su aislamiento”, explica el joven escritor que ha ganado premios como el Young Writers Award, concedido por la revista Vogue, y el premio al mejor libro galés en 2005, con The Dust Diaries.

“Mi trabajo como novelista consistió en imaginar un final alternativo para la Segunda Guerra Mundial que le sirviera a los propósitos de mi historia, dándole el contexto psicológico que deseaba. No estaba preocupado por satisfacer a los historiadores, pero tenía que sentirse real y tener sentido”, explica Sheers.

Las mujeres abandonadas deben empezar a ocuparse de las granjas y los trabajos, mientras descubren que sus maridos se han unido a las guerrillas que resistirán la invasión alemana.

Una vez sentadas las condiciones, Owen Sheers decide apenas rozar lo histórico y en lugar de seguir a los hombres se queda con las mujeres, las mira de cerca para dejar que ellas les den a los lectores su propia lección de resistencia.

El silencio que reina en esas montañas donde se desenvuelve este universo femenino que se culpa por no haber podido anticipar el abandono de sus hombres se ve interrumpido cuando un grupo de desertores alemanes se interna en ellas: hombres que creen haber encontrado un refugio de la guerra, para librar sin embargo una nueva lucha.

La guerra lo va fracturando todo, todas las formas del mundo conocido, y aun cuando mujeres y alemanes reconocen en el otro a su enemigo, en el juego de la supervivencia no importará si se trata de invasor o invadido, todos se irán quebrando. Todos delatarán sus soledades y sobre todo perderán los bandos, pues, al fin y al cabo, sin uniformes ni armas esos hombres no son tan diferentes a los que ellas conocían.

“Esta es una novela sobre las mujeres. Si miras la Europa ocupada, las acusaciones de colaboración recayeron siempre sobre mujeres, y siempre he pensado que, a menos que hubieras estado realmente en sus zapatos, no puedes juzgarlas, porque muchas veces el acto de colaboración es un acto de supervivencia”.

La obra de Sheers, primero poeta, luego narrador, parece ser recurrente en su afán de retratar el conflicto, la guerra, los efectos físicos y psicológicos que tienen estas situaciones límites sobre los individuos y sus relaciones, porque aunque dice que la única obligación de un escritor es escribir una buena novela o un buen poema, siempre puede dejar colar esos temas fantasmas que aparecen en la cabeza.

“Creo que cuando se habla, se vive, se cuenta la vida en sus extremos, la literatura emerge como una forma de lenguaje reparador”, dice el escritor que trae al Hay Festival la obra de teatro Los dos mundos de Charlie, para la que entrevistó a 30 soldados que habían estado en la guerra y que hacen parte del elenco como un proyecto de rehabilitación. “Creo que si, después de todo, la guerra va a seguir siendo una condición humana frecuente, no podemos ignorarla. Cada lector, cada ciudadano, debe conocer esas historias de dolor”, dice enfático Sheers.

En Resistencia, en las mujeres solas, reacias siempre a confiar del todo en los alemanes, y las almas quebradas de los soldados que quieren volver a ser hombres y librarse de aquello en lo que se han convertido, se encarna también el afán del escritor por descascarar el verdadero significado de la guerra, en niveles que superan a las víctimas y los campos de batalla.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 1
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

1
Opinión

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Alfredo O

Sab, 01/19/2013 - 21:17
Es necesaria la resistencia y lucha constante al delito e injusticia, a la burla e impunidad institucional. En Colombia, un pequeño grupo de autores e investigadores independientes libran una lucha en defensa de un derecho "menor": el derecho de autor. En el portal www.plagiosos.org se presentan las denuncias de plagio múltiple en las obras "Agroecología" (Práger, Restrepo, Ángel, Malagón y Zamorano, 2002) y "Agricultura y ambiente" (Práger y Escobar, 2003), financiadas y editadas por la Universidad Nacional de Colombia, Sede Palmira. Uno de estos libros ya fue retirado de circulación, pero sus autores gozan de impunidad institucional. En el país de las violaciones múltiples, la violación al derecho de autor es un delito menor, que goza de impunidad y aceptación en el entorno académico.
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio