Publicidad
Cultura 16 Ago 2013 - 6:24 pm

Salsa al Parque

A son de salsa

Bogotá: la capital que adopta ritmos de cualquier rincón, entre ellos la salsa de ayer que se mantiene en nuestros días. Estos son algunos de los lugares emblemáticos para bailar al compás de este género en lo clásico, la charanga o el guaguancó.

Por: Redacción Ipad
  • 10Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/cultura/son-de-salsa-articulo-440571
    http://tinyurl.com/ln3w5um
  • 0
insertar
Cortesía Galería Café y Libro

El Goce Pagano

De 1978 a 1994 el famoso Goce Pagano se ubicó en la Cr. 5 # 26 - 42, pero desde hace nueve años se trasladó a uno de los lugares más antiguos y conocidos de la ciudad, frente a la Universidad de los Andes, en el hoy conocido eje ambiental. Es una casa que data de 1745 y que conoce bastante historia: en la época de la colonia alojo a Bolívar y Manuelita, después fue sede de la aduana que controlaba el ingreso de productos de la zona oriental de Santafe, luego pasó a manos de un príncipe, para luego terminar siendo una tienda de dulces. Incluso se dice que comenzando el siglo 20 fue un prostíbulo.
Ahora es la sede del Goce Pagano, un lugar de los fines de semana salen los acordes de los grandes de la salsa. César Pagano, su dueño es el encargado de alegrar la noche de los visitantes, él mismo elige las piezas que van desde la salsa hasta el folclor del pacifico y Caribe.

Galería Café y Libro

Hace 31 años surgió la idea de crear un espacio en el que se unieran el cine, el teatro, la poesía y la tertulia, enmarcados en un ambiente de galería, en ocasiones acompañado de presentaciones de grupos musicales y por supuesto siempre garantizando una buena rumba.

Con la idea de los cafés parisinos en donde se hacían maravillosas tertulias, nació el 18 de julio de 1982 la Galería Café y Libro. Para Alberto Littfack, director cultural del establecimiento, está fue la manera en la que se logró recoger ese concepto de intelectualidad, reunido alrededor de la poesía, el lugar donde se hablaba de la coyuntura política, económica y social.
Según Littfack, la música buena nunca pasa de moda y eso es lo que han hecho: reproducir las obras más importantes, las canciones clásicas, hechas por los grandes maestros y las escuelas musicales. Y unirlo a lo mejor de lo nuevo. Según él eso es lo que ha logrado que permanezcan durante tantos años, “todo el mundo baila salsa, y aunque se han diversificado los gustos por otros bailes, dese el punto de vista de la categoría cultural la salsa es un tema de madurez, a la que la gente llega después de pasar por temas más ligeros”.

El Bembé 

Abrió sus puertas hace tan solo dos años y medio, y aunque muchos lo recuerdan por el escándalo que protagonizó el reconocido director técnico el ‘Bolillo’ Gómez, luego de golpear a una mujer, ya se ha ido posicionando en el mundo de la fiesta salsera.

Sebastián Millán, su propietario, recuerda que al comienzo sus clientes más jóvenes eran los de 35 años, pero desde hace un año está muy contento por el boom que ha tenido la salsa en las nuevas generaciones reflejado en los clientes de 22 años que ahora llenan el lugar  en busca de la música de la Fania y Héctor Lavoe. Los grandes sin duda suenan en las noches del Bembé.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 1
  • Enviar
  • Imprimir
1
Opinión

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

adolfo valencia

Sab, 08/17/2013 - 12:00
Quienes escriben estas notas deberían, al menos, asesorarse con alguien que tenga una mínima noción del tema. El Goce Pagano no empezó en la Quinta sino en la 24 arriba de la Caracas, y, de hecho, todavía existe allí. La sede de Germania del Goce Pagano no pertenece a César Pagano, pues César Pagano tiene, desde hace muchos años, Salomé Pagana en la 82. Y hubiera valido al pena mencionar muchos sitios más de salsa ubicados en todas las zonas de Bogotá, mejor dicho, no sean flojos, inventiguen que no es difícil...
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio