Todo un Knock out: El último donjuán

Reseña de Santiago Díaz Benavides del libro “El último donjuán” (2016), de Andrés Mauricio Muñoz. La novela publicada en Bogotá está compuesta por una nota preliminar y 6 partes.

‘El último donjuán’, Andrés Mauricio Muñoz. Seix Barral. Editorial Planeta. 304 páginas.Archivo particular

Andrés Mauricio Muñoz es, quizá, uno de los mejores narradores de la literatura colombiana contemporánea; con este libro, va llevando de la mano a los lectores como si fueran andando por el borde de alguna fosa o piscina demasiado profunda, y cuando más seguros se sienten, los arroja de espalda sin posibilidad de reacción. Se trata de una narración compuesta por distintas historias protagonizadas por personajes diversos y bien estructurados, que se hallan implicados en situaciones tan absurdas como problemáticas. Es el internet el espacio escogido para el desarrollo de las acciones, y la trama gira en torno a las andanzas de un psicópata virtual que con una habilidad notable se camufla como camaleón entre largas cadenas de bytes y códigos binarios. El último donjuán, título publicado en 2016 por la Editorial Planeta, es una de esas novelas que lo tumban a uno de la silla en la que estaba sentado, que lo abofetea en la cara y se sale con la suya. Un libro de esos que se cuentan como queriendo dar el golpe antes del último timbrazo que anuncia el final del enfrentamiento en el cuadrilátero. Todo un Knock out.

“Contemplé por un momento más el vaivén de las cobijas y pensé en lo increíble de la vida; de la continuidad de esa simple oscilación dependía mi felicidad. No me sentí capaz de seguir vigilando su respiración; aunque no había razón alguna para ello, me llenaba de pánico que de un momento a otro las cobijas dejaran de moverse y ella de vivir. Me dediqué entonces a mirar el titilar de los dos puntos del reloj despertador, esperando a que sonara” (p. 131).

Con este libro he logrado una de las lecturas más inquietantes que he hecho en lo que va del año. Esta novela, que empieza planteándoles a los lectores una serie de situaciones de lo más cotidianas, en relación con el uso de internet, combina todo lo bueno de la narrativa: humor, hiperrealismo, erotismo y reflexión. Mientras avanzaba en las historias, me daba la sensación de estar ante una especie de narración similar a la que se evidencia en la película Relatos Salvajes (2014), dirigida por Damián Szifron, pero al acercarme al desenlace cambié de parecer: esta novela lleva implícita un tipo de narrativa audiovisual similar a la que podría verse en películas como Cloud Atlas (2012), o Nocturnal Animals (2016), historias concéntricas que tienen preparado un final de alto impacto.

Recomiendo, pues, la lectura de este novelón que tanto me ha gustado, no por las historias que se cuentan, sino por la forma en que se cuentan. Algo me dice que la literatura colombiana ya tiene un buen futuro en manos de autores como Andrés Mauricio Muñoz.