Publicidad
Cultura 16 Abr 2013 - 1:14 pm

La XXVI Feria del Libro de Bogotá empieza el jueves

Lo que trae Portugal a la FILBO 2013

Desde la gran literatura heredada de Queiroz, Camoes, Pessoa y Saramago hasta su cultura marítima, musical, arquitectónica y gastronómica.

Por: Felipe Jaramillo Gómez*
  • 71Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/cultura/trae-portugal-filbo-2013-articulo-416419
    http://tinyurl.com/lkntopz
  • 0
insertar
La canciller colombiana, María Ángela Holguín, recibió al presidente de Portugal, Aníbal Cavaco Silva, ayer lunes. El miércoles inaugurarán la XXVI Feria Internacional del Libro de Bogotá, en la que Portugal es el país invitado de honor. / EFE

Hasta hace un tiempo la literatura portuguesa era la gran olvidada del siglo XX. En Colombia, el abanico de autores portugueses que evocamos al pensar en ese rincón de Europa se limitaba a cuatro o cinco nombres universales: Eça de Queiroz, lectura tristemente relegada a los estantes de nuestros abuelos; Luís de Camões, célebre poeta, quizá no muy leído; Fernando Pessoa, recordado por sus muchas vidas cuyas obras se han ido eclipsando en el panorama literario; Lobo Antunes, tal vez el escritor vivo más importante de Portugal, y José Saramago, de todos sin duda el más representativo. Con todo, cinco nombres no alcanzan para develar una verdad sin memoria: a lo largo del siglo XX un rico universo de autores dio vida a un siglo de oro de la literatura portuguesa. A partir del 16 de abril, las actividades culturales que inundarán a Bogotá en el marco de la vigésimo sexta edición de la Feria Internacional del Libro de Bogotá estarán allí para recordárnoslo.

En 2013, Portugal desplegará sus velas en un intercambio sin precedentes. El mar, uno de sus símbolos más poderosos, el sueño que recorre toda su historia, será el puente literario desde el cual contemplaremos el horizonte lusitano. Escritores, ilustradores, músicos, arquitectos, periodistas, cineastas; literatura infantil y juvenil, fado, humor, poesía, política y gastronomía serán el suministro para embarcarse en una fiesta cultural cargada de mar, en cuya evocación encuentra sentido para los bogotanos la saudade portuguesa. Cinco nombres no serán ya suficientes para sortear la literatura portuguesa. Allí está el joven Afonso Cruz, por ejemplo, quien fue llamado por el embajador de Portugal una "caja de sorpresas": escritor, ilustrador, realizador de películas animadas, músico de blues, resulta asombroso saber que, además, fabrica su propia cerveza. O José Luís Peixoto, a quien su mentor, Saramago, lo instó a construir una obra verdadera en la que el prolífico escritor de 39 años ha volcado sus obsesiones con una sorprendente madurez literaria. Peixoto, uno de los autores más vendidos en Portugal, es también miembro de la banda de metal más famosa de su país, Moonspell.

La lista es larga, nutrida y vital; la visita de Portugal será la oportunidad para conocer una gama de autores cuyos nombres no hemos escuchado. En abril, siete editoriales colombianas –Planeta, Panamericana, Siglo del Hombre, Tragaluz, Taller de Edición Rocca, Santillana y El Peregrino– lanzarán la traducción de más de treinta obras portuguesas, circularán también dos Libros al viento y un libro editado por el Instituto Caro y Cuervo, además de una antología –proveniente de Lisboa– del amplio panorama literario portugués, cuyas páginas no hemos leído.

Las actividades culturales –los encuentros, las charlas, la música– serán abundantes; un acontecimiento tras otro. La visita de la inigualable Ana Moura es uno de ellos. La reconocida cantante de fado, cuyo recorrido artístico ha revitalizado la música portuguesa al fusionar con elegancia otros géneros como el pop –sin perder de vista el verdadero valor de la tradición–, se presentará el 23 de abril en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo y el 24 de abril en la Universidad de los Andes. El fado y la poesía será una sucesión de oleadas musicales. Mísia, quien se presentará en el Teatro Jorge Eliecer Gaitán el 27 de abril y dará una pequeña clase magistral en la Universidad de los Andes el 29 de abril, cantará su fado, ése en el que, como bien lo dijo Johanna Keller en New York Times, ha sido capaz de dibujar lágrimas en todos los idiomas. El jazz, por su parte, será otro motivo de alegría proveniente de puertos portugueses. Maria João y Mário Laginha –dúo de jazz– darán una clase magistral el 24 de abril en la Universidad de los Andes y se presentarán el 25 de abril en la sala de conciertos de la Biblioteca Luis Ángel Arango, para mostrarnos que su música no tiene rótulos, que es, sencillamente, la que les gusta hacer. Y, por último, el 18 de abril se presentará Raquel Tavares en el auditorio Rogelio Salmona, cantante en cuya esencia vive el “ambiente fadista”, en el que los portugueses encuentran una forma de estar en el mundo.

La arquitectura será también una forma de adentrarnos en la geometría portuguesa. El 16 de abril la Universidad de los Andes inaugurará su semana de Portugal con una charla de Eduardo Souto de Moura, quien es considerado el mayor arquitecto vivo de su país, y quien en 2011 fue ganador del premio Pritzker, equivalente al premio nobel de arquitectura. De principio a fin, abril será una merecida celebración de la vida portugesa, en la que los invitados colmarán mucho más de lo que alcanza la vista. Uno tras otro, escritores –Vasco Graça Moura, Valter Hugo Mãe, Adélia Carvalho, Zeferino Coelho, Teolinda Gersão, Ricardo Araújo Pereira, Pilar del Río, Onésimo Almeida, Nuno Júdice, Mia Couto, Gastão Cruz, Fernando Pinto do Amaral, Dulce Maria Cardoso, Ana Luisa Amaral–, ilustradores –Bernardo Carvalho, André Letria, André da Loba, Mafalda Milhões, Ricardo Henriques–, periodistas –Alexandre Honrado, Carla Maia de Almeida, Francisco José Viegas, Henrique Mota, José Eduardo Agualusa, Inês Pedrosa–, cineastas –Miguel Gonçalves Mendes, Afonso Cruz– anclarán sus vidas en Bogotá para mostrarnos cuánto se nos escapa al pensar en Portugal.

En su "Oda Marítima", Fernando Pessoa se sienta solitario en el muelle a contemplar el Indefinido, el mar de la mañana que despierta la vida marítima. Mira y le alegra ver un pequeño paquebote: «viene entrando», como Portugal –y el mar, los libros, la música y los viajes entran con él–. Este país, en el que el mar es en todo, ya no será, como lo ha sido para nosotros, un punto vago en el horizonte. Como los paquebotes, Portugal traerá a nuestros ojos «el misterio alegre y triste de quien llega y parte», salvo que, esta vez, Portugal fondeará sus anclas, quemará sus naves, para nunca más partir.

 

*Abogado y magíster en Literatura de la Universidad de los Andes. Miembro del equipo que coordina la visita de Portugal a Colombia en la FILBO 2013.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 1
  • Enviar
  • Imprimir

Lo más compartido

1
Opinión

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

o.fabian

Mar, 04/16/2013 - 13:20
Prefiro o Brasil. Jorge Amado, Vinicius, a nossa gente ...
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio