Publicidad
Cultura 10 Sep 2013 - 10:23 pm

Una aventura 'clown'

Los jurados del XIV Festival de Teatro Universitario de Bogotá reflexionan sobre el teatro en Colombia.

Por: Sandra Parra, Henry Romero Juan Monsalve
  • 1Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/cultura/una-aventura-clown-articulo-445633
    http://tinyurl.com/pp8befm
  • 0

En el XIV Festival de Teatro Universitario de Bogotá, organizado por la Asociación Colombiana de Universidades (Ascún) en Teatrova, del 14 al 28 de agosto de 2013, vimos 14 grupos de un teatro fresco e innovador, que trató diversos temas.

En todas las funciones estuvo llena la sala, lo que muestra el interés creciente por un arte que divierte y aúna a la sociedad. Los espectadores asistieron copiosamente. Se realizaron conversatorios con el público y los jurados, lo que permitió intercambiar diversas opiniones para mejorar las obras.

Una de las principales características estéticas de las obras presentadas fue la utilización de espacios vacíos y el uso de cubos para la creación de escenografías, poniendo de presente la influencia de la deconstrucción estética que usan las artes contemporáneas, haciendo más funcional y practicables los elementos escenográficos. En el teatro oriental la escenografía no existe, excepto en el kabuki, del Japón, que recibió la influencia de la tramoya de la ópera europea. El concepto visual de “escenografía” pasa al vestuario, minimizando la plástica.

Queremos reflexionar brevemente sobre el conjunto de los trabajos y la situación del teatro universitario en su historia, desde la aparición del Festival Internacional de Teatro de Manizales, en 1968, hasta nuestros días. En sus orígenes reunió a los más destacados grupos de teatro universitario de América Latina y a los más connotados intelectuales, que marcaron la historia del evento: Pablo Neruda, Miguel Ángel Asturias, Ernesto Sábato, Alfonso Sastre, Mario Vargas Llosa, Jerzy Grotowski, Jack Lang, entre otros destacados escritores y dramaturgos.

Desde 1984, después de un receso de 10 años, el festival reunió grupos profesionales y compañías independientes que buscaban en la experimentación una renovación del lenguaje escénico, dejando su carácter exclusivamente universitario. Las artes escénicas son patrimonio universal, universitas, y parte de la memoria cultural de los pueblos. Las universidades en Colombia, si se pretenden universitas, es decir, universales, tendrían que crear facultades de artes escénicas para concentrar toda la actividad dispersa que desde hace muchos años está a cargo de las oficinas de extensión artística, cultural y deportiva, con escasos presupuestos y recursos.

Para esto, las nuevas generaciones, tendrían que investigar la historia del teatro universitario y profesional en Colombia y América Latina, así como sus grupos y festivales, y su situación actual, pues ellos se perfilan como las nuevas generaciones que cambiarán la historia del teatro en Colombia, que ha llegado a un punto de quiebre, en el que el teatro mortal está mas muerto que nunca, el teatro experimental continúa con vitalidad sus laboratorios, el teatro popular renueva sus flores silvestres y los teatros sagrados emergen en los ritos, danzas y teatros de las comunidades afrodescendientes e indígenas de Colombia y América Latina.
Si analizamos los resultados de este festival, algunas universidades, como la Central, cuyo grupo de teatro es dirigido por Gustavo Orozco, tendrían la responsabilidad de impulsar una facultad de artes escénicas que restaure la Escuela Nacional de Arte Dramático (ENAD), cerrada en la administración de César Gaviria.

La sala Víctor Mallarino, ubicada en el Teatro Colón, tiene una especial significación en el surgimiento del teatro contemporáneo en Colombia. En sus tablas, Bernardo Romero Lozano impulsó la creación de la ENAD y entre los profesores españoles invitados de aquella época se encontraba don Víctor Mallarino, destacado declamador y actor que puso su alma en la conformación de la escuela, de donde surgieron los primeros actores formados en Colombia, muchos de los cuales han construido la historia del teatro nacional.

Las artes escénicas tendrían que ser parte académica de las universidades colombianas, como lo son en otros países, pues hacen parte activa de la vida cultural y artística del país. Tendrían que estar presentes como están presentes la música, las bellas artes, la literatura, la arquitectura, y otras artes, en las instituciones de educación superior, universidades, academias, talleres públicos y privados, y de esta manera elevar el nivel de preparación de nuestros artistas escénicos y responder a las expectativas internacionales que se han creado con los diversos festivales.

  • 1
  • Enviar
  • Imprimir
1
Opinión

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Ocossa

Lun, 09/16/2013 - 08:06
En Colombia, lo mejor de las artes escénicas lo representan el Teatro Libre de Bogotá e Incolballet de Cali. Y en materia de dramaturgia, aún lo mejor siguen siendo "El Monte Calvo" de Jairo Anibal Niño y "La agonía del difunto" de Esteban Navajas.
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio