Publicidad
Cultura 17 Ene 2013 - 10:00 pm

Una especie de ampliación de ‘Hamlet’

Una especie de ampliación de ‘Hamlet’

Ryan North logró que su proyecto editorial recaudara más de medio millón de dólares en internet, vía donaciones de más de 15 mil lectores.

Por: Santiago La Rotta
  • 32Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/cultura/una-especie-de-ampliacion-de-hamlet-articulo-397237
    http://tinyurl.com/9ws5cja
  • 0

“Ryan, esto va a ser difícil de vender. No creo que se pueda”, dijo el agente literario.

Ryan North imaginó un mundo en el que Hamlet, la icónica obra de William Shakespeare, tiene más de 100 finales diferentes, a los cuales se llega por una serie de caminos alternativos que, en promedio, ofrecen millones de opciones distintas de leer y reconstruir la historia. El título: To be or not to be, por supuesto.

La idea, además de construir una serie de tramas alternas, era complementar el libro con cerca de 30 ilustraciones hechas por diferentes artistas. Una idea cara y arriesgada, pensó el agente literario, además de un par de editores en Estados Unidos que vieron el proyecto más como el desvarío de un autor con demasiado tiempo libre que una opción seria y con un futuro dentro del mercado.

Una meta: recaudar US$20.000. El método: recibir apoyo del posible público, los lectores teóricos que la obra tendría y que, de acuerdo con los cálculos de North, aportarían un mínimo de US$15 para lograr un libro en blanco y negro que contuviera un universo ciertamente delirante, mezclado con la trama básica propuesta por Shakespeare. El camino: Kickstarter, una plataforma en línea que permite que un creador (escritor, documentalista, fotógrafo…) recaude fondos de personas en todo el planeta para materializar una idea.

En las cuentas de North, el libro debía completar su ronda de financiación en un par de meses. Los US$20.000 llegaron el primer día que estuvo al aire en Kickstarter. “Oye, Ryan, tomaste la decisión correcta”, escribió el agente literario.

Una aparición: ser o no ser. “Es obvio que el famoso parlamento habla sobre una opción. ¿Qué tal si hago de Hamlet un libro con múltiples opciones?”. La idea atropelló a North en noviembre de 2011. Un año después, la historia estaba escrita, no en el lenguaje utilizado por Shakespeare, sino en inglés actual. Hamlet 2.0, si se quiere.

Sacrilegio, dirán algunos. Otros incluso llegarán a decir que se trata de una idiotez. Impopular, eso más bien no.

Si bien el dinero no sacraliza nada, mucho menos un proyecto literario, sí resulta llamativo que más de 15.000 personas apoyaran la idea de North, que hasta hace menos de un mes había logrado recaudar en Kickstarter poco más de US$580.000.

“La idea no es actualizar la obra de Shakespeare, no es hacer algo mejor o más completo. Adoro el lenguaje de Hamlet, lo adoré desde que leí la obra cuando estaba en el colegio. Pero sí me parecía interesante explorar diferentes preguntas y caminos alrededor de la trama. Es un libro que ofrece muchas historias, algunas mejores que otras, por supuesto, pero que con seguridad resulta en algo nuevo e incluso divertido”.

North puede pasar por nostálgico. Los libros con opciones múltiples son más comunes en historias para niños, no en narraciones llenas de venganza y muertos y frío en Dinamarca. De cierta forma, To be or not to be es una especie de regreso de un formato alimentado por la curiosidad, la pregunta punzante de “qué pasaría si…”.

Con la financiación extra (29 veces más dinero, para ser exactos), el proyecto pasó de ser en blanco y negro a todo color y a incluir 110 ilustraciones de distintos artistas: una ilustración por cada final propuesto en la historia. To be or not to be duplica la extensión original de Hamlet y uno de los caminos propuestos, una de las tramas alternas, proviene de los lectores mismos.

“No creo que se trate de sacar conclusiones mundiales desde un único punto de vista, pero lo que sí siento es que la publicación financiada por lectores, o la realización de obras que no pasan por una editorial convencional, es un movimiento que está agarrando cada vez más fuerza”, asegura North.

Puede que tenga razón. La infraestructura existe. Plataformas como Kickstarter o Lulu.com (un servicio que imprime libros por una fracción del costo normal) podrían permitir una multiplicación, casi exponencial incluso, de autores y proyectos editoriales. Ahora, más necesariamente no equivale a mejor.

La experiencia de To be or not to be puede no representar una sentencia de muerte para las editoriales y North es el primero en admitirlo. “Pero cada vez que un proyecto de esta naturaleza triunfa, creo que es una victoria para los libros en general: el público se centra en la idea, el argumento, la historia, y no en el modelo de negocios y las complicaciones de una industria; la publicación fuera de las editoriales está tendiendo más hacia la calidad del producto y no a la autopublicación de la vanidad”. Lo que sí puede decir este proyecto es que el mercadeo es un arte de adivinación, más que una colección de certezas.

El libro será publicado en mayo de este año en Estados Unidos, con un tiraje de entre 30.000 y 40.000 ejemplares (15.000 de ellos son para los financiadores del proyecto). La edición corre por cuenta de Breadpig, una compañía que se define como una “no corporación”, y parte de las ganancias van para la Sociedad Canadiense de Cáncer; la esposa de North fue diagnosticada con esta enfermedad a principios de este año (aunque se recupera satisfactoriamente).

To be or not to be es un proyecto que evade casi todas las leyes y estructuras del mercado. Resulta apenas natural que, además de ser financiado por lectores y publicado por una editorial pequeña que dona parte de las ganancias a diferentes causas, salga al público bajo una licencia de Creative Commons, una visión diferente del esquema de derecho de autor bajo la cual el público puede tomar el texto y modificarlo a su antojo. “El derecho de autor dura demasiado y eso encierra la creación cultural en manos privadas. Esta licencia le permitirá a la gente hacer mezclas, de la misma forma que yo lo he hecho con Hamlet. En cierta forma, este libro le ofrece a la gente el mismo trato que la obra de Shakespeare me ofreció a mí”.

  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio