Publicidad
Cultura 1 Oct 2012 - 10:15 pm

Roberto Alagna, 11 de octubre en Bogotá

Una voz a gran escala

El tenor francés, considerado uno de los más importantes de la escena lírica actual, se presenta por primera vez en Colombia.

Por: Juan Carlos Piedrahíta B.
  • 7Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/cultura/una-voz-gran-escala-articulo-378705
    http://tinyurl.com/awgal3n
  • 0
insertar
Con su disco ‘Pasión’, dedicado a canciones de América Latina, Roberto Alagna conquistó a otros públicos. /Archivo particular

Fue una nota en falso la que provocó su salida de La Scala de Milán. Al paraíso para cualquier voz educada se accede con muchos años de trabajo, una capacidad casi sobrenatural de comunicar a través del canto y algo de suerte para plantarse en el lugar apropiado y la hora indicada. El tenor francés Roberto Alagna estuvo ahí, figurando como uno de los talentos de exposición del cartel, con méritos más que comprobados en las más complejas piezas de la ópera del mundo. En una oportunidad, con el auditorio totalmente colmado, y con la partitura de Aida en la cabeza, tuvo una de las peores presentaciones que registra el bel canto en sus largos siglos de historia.

El público, muchas veces condescendiente y benévolo con los artistas de renombre, permitiéndoles incluso cantar sin mucho esfuerzo con tal de verlos en vivo y en directo, no se la perdonó a Alagna y el francés se refugió detrás del telón. De esa manera evadió los improperios, quejas, reclamos, silbidos, abucheos y demás manifestaciones de inconformidad que se multiplicaron con el paso de los segundos.

La tarea para el tenor fue doble porque implicó la urgencia de reconstruir un nombre, mirarse al espejo con el conocimiento de saberse derrotado en un lugar en el que jugaba de local y hacerles entender a los asistentes que había sido una mala pasada, tal vez del compositor italiano Giuseppe Verdi (1813-1901). Luego se dieron a conocer algunas molestias médicas que le impidieron destacarse ese día y otros manejos inadecuados del teatro que por cuestiones éticas Roberto Alagna no ha querido detallar ni revelar. Sin embargo, en el imaginario colectivo quedó aquella presentación como un momento desafortunado para la lírica.

El resurgimiento para el tenor comenzó con la recuperación de sus capacidades físicas, después de un riguroso tratamiento en sus fosas nasales. Luego le tocó afianzar su historia, recordando sus inicios con presentaciones esporádicas en algunos cabarets de París, en los que tenía la misión de complacer a los visitantes de turno con la interpretación de obras clásicas de la academia, pero también con piezas del cancionero tradicional de Europa.

Así, entre erudita y técnica, fue la aproximación de Roberto Alagna a la música y en ese proceso de formación tuvo una incidencia destacada el músico cubano Roberto Ruiz. “Representa un momento muy importante porque era mi maestro, era un tenor que había estudiado con el gran Aureliano Pertile, y yo cantaba ahí. Me encantaba esa música, su melodía, lo que se contaba y la manera de hacerlo. Es una música popular tradicional que llega al corazón porque narra pequeñas historias”, comenta Alagna, quien obtuvo en 1988 el primer premio en la Competencia Internacional Luciano Pavarotti, en Filadelfia, gracias al cual empezó a proyectar su fama en los escenarios internacionales.

Además de dominar el repertorio de la música popular y de tener en su mente obras eruditas, el gran mérito de Roberto Alagna, que lo ha ubicado en la actualidad como uno de los tenores más importantes de la escena contemporánea, es que a pesar de interpretar una y otra vez el mismo personaje, siempre logra vestirlo con otros matices y parece que se tomara el trabajo de crearle un contexto único, irrepetible. Alfredo Germont, Otelo y Romeo ocupan en su hoja de vida varios renglones de su exitosa trayectoria, y sin embargo la crítica especializada siempre ha comentado que la repetición no es una de las características del tenor francés.

Uno de sus más recientes trabajos discográficos es Pasión, un álbum dedicado por completo a la canción de América Latina y con el que ha conseguido un mercado distinto al académico. “El problema de que un cantante lírico interprete este repertorio, es que lo va a hacer siempre con la voz impostada. Algo que es normal, porque para hacerlo ha tenido que trabajar diez años y es un peligro cambiar la posición de la voz para este tipo de canción”, dice Roberto Alagna.

Llega por primera vez al país para cantar con el respaldo de la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia. Aquí, dice, dejará una buena imagen y el recuerdo de una voz tan potente como comunicativa.

Roberto Alagna en Colombia.

Relacionados

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Gobierno español retira su controvertida reforma del aborto
  • Gobierno tiene sobre la mesa propuesta para prolongar periodo de alcaldes hasta 2018
  • Confirman que menor víctima del Chikunguya se contagió en Venezuela

Lo más compartido

  • La 'Supervenus', el video contra los estereotipos de belleza
  • La capa de ozono comienza a recuperarse
  • Con hongos cultivados devuelven color a ríos contaminados de Colombia
0
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio