• Esta imagen del fotógrafo alemán Christian Ziegler, tomada el 16 de noviembre de 2012 en Black Mountain Road, Australia, ganó el primer premio en la categoría de “Naturaleza” de la edición número 56 del World Press Photo. La imagen muestra un ejemplar de casuario común, en peligro de extinción, que se alimenta con la fruta de un árbol mármol azul.

    Fuente: EFE

  • La primera oreja artificial. Científicos de la Universidad de Cornell, en Nueva York, diseñaron la primera oreja artificial combinando la impresión 3D con células naturales de cartílago. El artefacto, tiene el mismo aspecto de una natural y cumple con las mismas funciones del oído, podría estar disponible para uso médico en solo tres años.

    Fuente: AFP

  • Dos manchas solares del tamaño de seis Tierras. Del 19 al 20 de febrero de 2013, científicos de la NASA observaron cómo dos nuevas manchas solares se formaban en menos de 48 horas. Su tamaño es equivalente al diámetro de seis Tierras, aunque su extensión total es difícil de calcular al estar sobre una superficie esférica y no plana. Las manchas evolucionaron rápidamente a una configuración inestable (región delta) que puede provocar erupciones de radiación conocidas como erupciones solares.

    Fuente: SINC

  • La cría de un armadillo gigante. Gracias a cámaras ocultas se captó la primera foto de una cría del armadillo gigante del sur de Mato Grosso, provincia brasileña ubicada en zona fronteriza con Bolivia y Paraguay. Este registro permitirá trabajar en la conservación de esta enigmática especie.

    Fuente: Proyecto Armadillo Gigante del Pantanal

  • Nave “atrapa asteroides”. La empresa Deep Space Industries (DSI) propone fabricar este prototipo de nave para agarrar asteroides en el futuro. La compañía destaca la importancia de explotar asteroides como el 2012 DA14, que rozó la Tierra el viernes 16 de febrero y que albergan en su interior recursos que pueden llegar a ser una “mina de oro”, como han dicho los científicos.

    Fuente: EFE

  • ¿Pulgas de dinosaurio o moscas acuáticas? El hallazgo de nuevos fósiles de los géneros ‘Strashila’ y ‘Vosila’ pusieron en duda la antigua teoría de que estas especies parasitaban la piel de dinosaurios emplumados y reptiles alados, como una especie de pulga. Un estudio publicado en ‘Nature’ sugiere que estos insectos extintos eran dípteros que perdían sus alas al salir de la crisálida, copulaban en el agua y morían en el acto. Además parece que los adultos tenían branquias como las larvas.

    Fuente: Huang

Más Galerías

Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio