Al menos 200.000 toneladas de productos se frenan con decisión de Petro

El presidente de Colfecar informó que la orden afecta unos 10.000 vehículos de más de 7 toneladas

Impedir la movilización de automotores de más de siete toneladas en Bogotá desde el próximo 17 de diciembre causará un traumatismo de incalculables efectos económicos, argumenta la Federación Colombiana de Transportadores de Carga por Carretera (Colfecar) al admitir que se dejarán de transporta 200.000 toneladas de mercancías por día.

Según la decisión de la alcaldía, la restricción para este tipo de camiones se presenta para los sectores comprendidos entre la Calle 100 y la Avenida Primero de Mayo así como el de la avenida Boyacá y los cerros orientales.

El presidente de Colfecar, Jaime Sorzano Serrano, aseguró que dicha medida se convierte en el mayor perjuicio para la economía porque no solo impacta los intereses de los transportadores sino de todo el comercio internacional por cuanto hay mercancías de importación y exportación comprometidas con la decisión del funcionario, dice el gremio en un comunicado de prensa.

Este es un problema mayor porque estamos hablando de la distribución física nacional e internacional de mercancías con origen y destino en Bogotá como consecuencia de la determinación del señor alcalde”, declaró Sorzano.

El dirigente gremial informó que la orden afecta unos 10.000 vehículos de más de 7 toneladas que diariamente entran y salen por los denominados corredores intermedio e interno de Bogotá y que movilizan unas 200.000 toneladas diarias, de las cuales ingresan por dichas vías unas 96.000 toneladas y salen 104.000 toneladas.

Todo tipo de carga se verá perjudicada, ya que al interior de dichos cordones se ubican zonas industriales, comercios, hospitales, grandes superficies, centros de abastecimiento mayoristas, expendios minoristas de combustibles, proyectos y obras en construcción entre otros, lo cual demuestra el grave impacto que recibirá la actividad del transporte y la logística en detrimento de la competitividad del país”, agregó el dirigente gremial en el informe de prensa.

El gremio del transporte de carga insiste en que la medida obligaría además a ejercer el transporte en horas nocturnas, con riesgos enormes para la seguridad en las actividades y sin ningún tipo de coordinación, por cuanto las dependencias generadoras de carga no tienen horarios extendidos.

Los transportadores expresaron que una medida de semejante calibre obligará al represamiento peligroso e inseguro de vehículos en los accesos a la ciudad o en los sitios de origen de la carga, en búsqueda de la ventana para ingresar o salir dela ciudad, situación que incrementará los niveles de inseguridad en la actividad transportadora.

El hecho de impedir el ingreso de vehículos que transportan hidrocarburos implicará de hecho un impacto para el desabastecimiento de los mayoristas y minoristas e inseguridad muy preocupante, en vista que el represamiento de este tipo de vehículos con sus carga tiene mayor impacto en la inseguridad en el transporte que si dichos vehículos estuvieran circulando”, comentó el presidente de Colfecar.

Sorzano hizo un llamado para que esta medida sea reconsiderada y aplazada en su vigencia, hasta tanto se surta un proceso mínimo de diálogo y concertación entre los sectores afectados.
 

Temas relacionados