Gobierno se agarra del consumo para mostrar que la economía está fuerte

En el tercer trimestre de 2012 creció 2,1% frente al 7,5% de similar periodo de un año atrás.

 

Un consumo creciendo a 4,4% en lo corrido del año, hasta septiembre, muestra que la economía está fuerte porque es el 65% del PIB (producto interno bruto), explicó el director de Planeación Nacional, Mauricio Santa María.

El informe del Dane revela que desde el punto de vista de la demanda, los componentes del PIB presentaron los siguientes comportamientos en el tercer trimestre de 2012: 4,1% en el consumo final; 2,5% de las exportaciones y -1,6% en la formación bruta de capital; todos comparados con el tercer trimestre de 2011.

El crecimiento en la demanda final es reflejo de lo sucedido en la oferta: el PIB creció en 2,1% y las importaciones en 8,8%, durante el mismo periodo.

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, dijo que le dio tranquilidad el comportamiento del consumo de los hogares, que sigue estable. Las tasas de interés ayuda a fortalecer el consumo.

Cárdenas explicó que lo del consumo es muy importante en las decisiones de la Junta del banco de la República, porque esto es lo que muestra la fortaleza de la economía. “Si los consumidores siguen con un buen comportamiento y co optimismo y confianza, es un pilar muy sólido de la economía”, dijo.

Santa María destacó que entre los factores internos que permitirán mantener una economía en terreno positivo, están: la ejecución y los giros de regalías, recuperación de la agricultura, la industria mostró un rebote de signos positivos y el recaudo tributario que seguramente cerrará 2012 en un billón de pesos. “El recaudo tributario es un gran indicador de cómo va creciendo la economía. Otro de los argumentos internos es que las cifras de empleo siguen siendo buenas. El desempleo ha seguido cayendo y las cifras de empleo industrial, comercial y agrícola.

Desde el punto de vista externo, muestra factores positivos que harán crecer la economía para este año, los precios del petróleo y el carbón se han recuperado un poco, y los indicadores de riesgo en Europa, por primera en os años, empezaron a mejorar, en los últimos dos meses. “Eso nos muestra un mejor panorama para el cuarto trimestre, que va a ser mucho mejor que el tercer trimestre”, dijo Santa María.

El director de Planeación indicó que la economía se expandirá alrededor de 4,5%. Sin embargo para logar este crecimiento, en el cuarto trimestre el dinamismo del PIB tendrá que ser superior a 6%.

El ministro de Hacienda, calificó el resultado del tercer trimestre de la economía de 2,1% es “sorprendentemente negativo”.

Dijo que las preocupaciones del Gobierno reflejan varios elementos que hay que tener en cuenta. La caída del sector de la construcción refleja varios elementos que hay que tener en cuenta: el primero tiene que ver con la caída de las obras civiles del 14,6%, ahí “lo que nosotros vemos es que hubo la confluencia de varios factores, entre ellos, la llegada a un pico en las obras de construcción del aeropuerto de Bogotá”.

El ministro dijo que “estamos muy confiados del inicio de las obras en el sector de infraestructura de transporte que le va a permitir mantener un buen ritmo”.

Explicó que en obras civiles “nos ha preocupado mucho en el avance de los programas de transporte masivo. Bogotá está perdiendo unos recursos que se habían asignado para ese propósito, Cali tenía unos recursos asignados de 200.000 millones (de pesos) que tampoco pudo utilizar en esta vigencia y algunas ciudades de menor tamaño también tenían recursos que no se han podido ejecutar”.

También preocupa las edificaciones que tuvo una caída de 10,5%; tiene dos componentes, el residencial que cayó 1,9% y edificaciones comerciales con una caída de 20,8%.

El ministro de Hacienda resaltó que en Bogotá se ha presentado un freno en el sector de la construcción. En la capital el despacho de cemento cayó cerca de 18% en el tercer trimestre.

“Vemos que realmente las restricciones que se han puesto en el otorgamiento de permisos y licencias y contratos de suministro de agua en la ciudad de Bogotá está teniendo graves efectos sobre el dinamismo de este sector (construcción) y muy rápidamente vamos a ver consecuencias sobre la generación de empleo”, dijo el jefe de la cartera de las finanzas públicas.

El ministro considera que Bogotá y la Nación necesitan trabajar de manera más concertada, pues no tienen ninguna justificación que “por medidas de carácter administrativo estemos frenando el crecimiento del sector de las edificaciones en Bogotá”.

En cuanto a las otras actividades, se ve un descenso en el sector de la minería que se traduce en un descenso en la producción de carbón, que fue estacional, y correspondió al paro en el ferrocarril Fenoco, que afectó mucho la producción en agosto de este año. En hidrocarburos, el crecimiento fue de 2,5%, pero se venía de ritmos de crecimiento de 20%, hace un año.