Publicidad
Economía 2 Ene 2013 - 8:53 pm

Dice Iván Darío Arroyave, presidente de la entidad

Bolsa Mercantil, a la espera de nuevos socios

La BMC estuvo en la mira de unos socios de Interbolsa.

Por: Alexánder Marín Correa
  • 9Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/economia/articulo-394905-bolsa-mercantil-espera-de-nuevos-socios
    http://tinyurl.com/bbfe5l6
  • 0
Iván Darío Arroyave, presidente de la Bolsa Mercantil de Colombia./ Cortesía BMC

La licencia para el mercado público de valores es su principal atractivo. Con la liquidación de Interbolsa, las acciones pasarán a nuevos dueños.

La Bolsa Mercantil de Colombia (BMC), sociedad con participación del Gobierno para que los entes públicos compren sin necesidad de licitación, estuvo en la mira de los principales socios de Interbolsa. Operaciones con repos, supuesta manipulación de sus acciones y compras paulatinas para aumentar su participación en la entidad formaron parte de la estrategia. Fue la intervención del Gobierno a la comisionista de bolsa lo que frenó su plan. Hoy, ante esta situación, El Espectador habló con Iván Darío Arroyave, presidente de la BMC.

En medio del actual escándalo bursátil, las conexiones de varios de los protagonistas llegan hasta la BMC. ¿Cuál fue su real participación en todo esto?

A Interbolsa, como inversionista, le incumplieron este año unos repos de la acción de la BMC, y terminó con el 19,7% de las acciones, pero según las normas de la Bolsa de Valores tenía hasta enero para venderlas. Es decir, su condición de accionista era accidental y temporal. Se debe precisar que la BMC no tiene vínculo comercial con Interbolsa ni con las empresas con que la relacionan.

Dicen que algunos socios de Interbolsa consideraban a la Bolsa Mercantil como la joya de la corona y querían manejarla. ¿Qué piensa?

Cualquier inversionista profesional que perciba las perspectivas de desarrollo del mercado de commodities en Colombia y del mundo en general tenderá a ver a la BMC como una joya de la corona, de su portafolio de inversiones.

¿Sí es posible que un privado o un grupo de privados llegue a dominar la BMC?

La BMC tiene 234 accionistas encabezados por el Ministerio de Agricultura y nadie, excepto el Gobierno, puede tener más del 10%. Por lo tanto, la coyuntura actual no tiene incidencia en la administración de la BMC.

¿Qué es lo que tiene la BMC para haber sido uno de los objetivos de estos inversionistas?

Es una empresa financieramente sólida, rigurosamente regulada, vigilada y supervisada por entidades como la Superintendencia Financiera y la Contraloría. Igualmente, es atractivo contar con socios de la talla del Minagricultura y los gremios del sector agrario, que ayudan desde la misma junta con el desarrollo del mercado de commodities del país.

¿Cuáles son los negocios más atractivos de la BMC para querer dominarla?

Todos los mercados de la BMC le aportan valor a la compañía. Sin embargo, es importante resaltar que dadas las estrictas normas y vigilancia de estos mercados, ningún accionista podría aspirar a tener algún tipo de preferencias en cualquier negociación.

¿Cuál ha sido la influencia de estos personajes en la administración de la BMC?

Participar con sus representantes de las macrodecisiones de la BMC a nivel de los grupos colegiados de la Asamblea y la Junta; organismos directivos a los cuales pertenece el Ministerio de Agricultura, las sociedades comisionistas y miembros independientes.

¿Es cierta la proyección de que la BMC manejará varios billones de pesos?

Por la Bolsa, en lo que va de 2012, hay registro de transacciones por $16,8 billones, lo que la ubica como la tercera Bolsa de productos de Latinoamérica después de Brasil y Argentina.

Si la BMC era una empresa sin venta de acciones, ¿por qué la llevaron a este mercado?

Entre 2007 y 2008 se requería una inyección de capital por $40.000 millones para impulsar proyectos tecnológicos y a la Cámara de Compensación.

¿Cree que el haberlo hecho le abrió la puerta para que estos inversionistas la incluyeran en sus objetivos empresariales?

A ellos y a cualquier inversionista.

Los repos es una de las figuras que salieron a relucir con el escándalo Interbolsa. ¿Cómo han afectado los repos a la BMC?

En el fondo, en nada. Los dineros que se mueven con los repos ni entran ni salen del emisor de la acción. Los efectos, en sentido estricto, se han visto sólo en súbitos movimientos del precio de la acción, incongruentes con la solidez económica de la BMC, lo que ha ocurrido por los experimentos infortunados que se han dado con los repos en el mercado.


Si realmente la acción de la BMC no ha sido líquida, ¿por qué estaba autorizada para negociarla como repos? ¿Cree que hubo manipulación de las acciones de la BMC?

Cabe dentro de muchas posibilidades. Sin embargo, esas presunciones son profundamente delicadas y serán la Superintendencia Financiera y el AMV las que se encarguen de clarificar si esto efectivamente ocurrió o no.

¿Cree que en medio de todo el escándalo faltó presencia de los órganos de control?

Prefiero no opinar, soy un vigilado de la Superintendencia.

¿Cómo podría afectar toda esta situación a los recursos públicos que hay en la BMC?

Un fenómeno del mercado de valores como el de la coyuntura actual no tiene por qué afectar la estabilidad institucional de la BMC. En el país, la BMC y el mercado de valores son dos mercados independientes y distintos. Los Repos sobre las acciones de la BMC están en cero y ya no se harán más. Lo único que se espera es que, por lo menos, lleguen dos nuevos socios después de que Interbolsa venda las acciones.


Hoy está en manos del liquidador de Interbolsa la responsabilidad de vender casi el 20% de las acciones de la BMC. ¿Una mala venta podría poner en riesgo a la entidad?

Suponiendo que el liquidador venda esas acciones a un precio inferior al establecido, eso no afectaría a la BMC, debido a que a la empresa ni entra ni sale plata adicional a la que ingresó, cuando se realizó la emisión primaria de esas acciones. Lo único que afectaría temporalmente es el precio con que valoran sus inversiones los accionistas.

¿En caso de venderlas por debajo del precio, y teniendo en cuenta que existen inversiones públicas, se podría hablar de un detrimento patrimonial?

Es difícil de concluir con una compañía que está inscrita en Bolsa de Valores, pues allí, como es de esperarse, los precios suben y bajan al vaivén natural de la oferta y la demanda. Sería difícil para la Contraloría definir a partir de qué precios de transacción en un mercado de valores se puede hablar de detrimento patrimonial.

¿Cuál sería su mensaje para el liquidador?

Le reiteraría la sugerencia de ordenar la venta, de tal forma que se evite una sobreoferta de la acción y, con ello, una caída del precio a niveles que no se correspondan con el buen desempeño económico de la Bolsa Mercantil.

A pesar de la recuperación en la que se encuentra la BMC, las actividades de los últimos años han sido cuestionadas. ¿Qué correctivos se han tomado?

En general, las actividades de la BMC actuales no tienen cuestionamiento. Lo que ocurre es que hasta noviembre del 2011 operó unos contratos ganaderos a término con problemas en su diseño, realizados entre 2000 y 2002, que propició varios incumplimientos que fueron asumidos por la Bolsa Mercantil, a partir de varias capitalizaciones, que sumaron $31.600 millones. Sin embargo, hoy la perspectiva es absolutamente distinta. Los contratos ganaderos no existen y los productos actuales tienen un correcto funcionamiento. También se están diseñando nuevos instrumentos con la asesoría del Banco Mundial. Este año, la BMC reportará utilidades después de dos años continuos de estar generando pérdidas.

Relacionados

  • 9
  • Enviar
  • Imprimir
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio