Revaluación, problema de nunca acabar

La divisa en el corto plazo rondaría los $1.810 a $1.820. De romper a la baja estos precios, estaría cerca de los $1.790.

Los cafeteros que protestaron durante 12 días por el desequilibrio económico que les generaban los altos costos de la producción frente a los bajos ingresos que percibían por la venta del grano, explicado en parte por las cotizaciones internacionales del producto y la revaluación del peso colombiano frente al dólar, llegaron a un acuerdo con el Gobierno para ponerle fin a las manifestaciones y solucionar momentáneamente la crisis del sector.

Luego de superar estos inconvenientes, ahora el Ejecutivo deberá enfrentarse a otro obstáculo que ha sido el centro de discusión con los gremios. Se trata del precio del dólar que ayer en sus primeras operaciones rompió a la baja la barrera de los $1.800, perdiendo ese impulso de los últimos días que lo había llevado a máximos del año en 1.818,05 (26 de febrero), aunque en la recta final de la jornada logró recuperarse un poco y cerrar en los $1.802,20.

“EE.UU. viene presentando datos más positivos en cuanto a su economía, como ocurrió con la tasa de desempleo en febrero, la cual se ubicó en 7,7%, su nivel más bajo desde 2008. Lo que sucede es que el mercado colombiano descontó esa situación, pero todavía en nuestro país no hay razones suficientes como para pensar que el dólar continuará con la tendencia alcista que venía presentando”, afirmó Orlando Santiago, de la firma Fénix Valor.

En la última semana la moneda perdió $11, equivalentes a una disminución frente al peso colombiano del 0,61%. “Lo que ocurre con el dólar, aunque nunca lo van a entender los empresarios en Colombia, es que es algo que no está realmente bajo el control del Gobierno. El Banco de la República está haciendo su mayor esfuerzo y creo que no puede hacer más. Lo sensato sería pensar en un dólar en el corto plazo rondando los $1.810-$1.820, y de romper a la baja estos precios, estaría en niveles de $1.790”, añadió Santiago.

Un informe sobre mercado elaborado por la comisionista Correval afirma que la reciente caída del dólar “es un efecto del incremento en la perspectiva de calificación, de estable a positiva, por parte de Fitch Ratings a la deuda soberana de Colombia”.

Con un dólar rondando los $1.800, el Banco de la República tendrá que prepararse para nuevamente recibir críticas por el manejo de la política monetaria, porque serán muchos los mensajes de exportadores, gremios y ministerios, pidiendo mayores intervenciones en el mercado.