Una nación con 428 mil pobres menos

Según el Gobierno, el índice de pobreza cayó 1,4% entre 2011 y 2012. En contraste, en el campo hay 95 mil personas más en esta condición.

De acuerdo con el DANE, el ingreso per cápita promedio en el campo para 2012 fue de $207.000 mensuales.  / Archivo
De acuerdo con el DANE, el ingreso per cápita promedio en el campo para 2012 fue de $207.000 mensuales. / Archivo

Aunque el Gobierno anunció que entre 2011 y el año pasado la pobreza cayó a 32,7% (una reducción del 1,4% que se traduce en 428.000 colombianos menos bajo esa condición y enmarcada en el índice de pobreza monetaria y desigualdad), en el campo las cosas no han cambiado mucho entre un año y otro. Según el informe del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), en las áreas rurales 92.000 personas ahora están bajo la categoría de pobres (el indicador pasó del 46,1 al 46,8%).

Adicional a esto, la línea de pobreza —entendida como el costo per cápita mínimo para comprar una canasta de bienes alimentarios y no alimentarios—, el año pasado fue de $202.083 mensuales. “Si un hogar está compuesto por cuatro personas, será clasificado como pobre si el ingreso total está por debajo de $808.332”, dice el informe.

Entre tanto, la línea de pobreza extrema en 2012 —definida como el costo mínimo por habitante para comprar sólo una canasta de bienes alimentarios— se ubicó en $91.207 mensuales para el promedio nacional. Esto significa que un hogar de cuatro integrantes en la categoría de pobres extremos tendrá un ingreso de $364.800 al mes.

En materia de ingreso per cápita, el Gobierno aseguró que el año pasado “el promedio nacional en el país fue de $500.531 por mes y creció un 4,6% frente a 2011”. Sin embargo, en las grandes ciudades éste subió a $709.155, pero en el campo fue de $207.235. “Esto indica que una familia promedio en Colombia, compuesta por cuatro personas, está percibiendo ingresos mensuales en promedio, a nivel nacional, de $2’002.124”, dice el DANE.

Juan Manuel Santos, presidente de la República, al referirse a la reducción de la pobreza extrema (el año pasado 39.000 colombianos salieron de esta condición), dijo que durante 2012 el índice cayó 0,2% (de 10,6 a 10,4%).

“En dos años, este índice bajó 1,9%. Eso significa que 700.000 personas ya no son pobres extremos. En pobreza en general y extrema estamos dentro de la meta del cuatrienio”, dijo ayer el mandatario durante la presentación de los resultados. Sin embargo, el DANE asegura en su informe que la pobreza extrema en el campo durante el año pasado aumentó en 79.000 personas (el índice pasó de 22,1 a 22,8%).

José Manuel Restrepo, rector del Colegio de Estudios Superiores de Administración (CESA), manifestó al referirse a los resultados de pobreza en el campo que “lo que sucede es que las oportunidades del desarrollo tardan en llegar a las zonas rurales. Además, uno de los sectores más golpeados en este momento es el agropecuario. Eso significa que hacen falta estrategias para que el crecimiento de la inversión extranjera y de la economía lleguen al campo”.

Por otra parte, en términos de desigualdad de ingresos, el Gobierno reveló que en 2012 el coeficiente de Gini para Colombia —índice que mide la desigualdad de un país entre 0 y 1—, fue de 0,539. Esto representó una reducción de 0,009 puntos frente a 2011 y que atiende a una reducción en los indicadores de la pobreza en las grandes ciudades y también en las cabeceras.

Desde la perspectiva del Índice de Pobreza Multidimensional (IPM), desarrollado en la Universidad de Oxford en 2011, que comprende cinco dimensiones (educación, condiciones de la niñez y la juventud, salud, trabajo y acceso a servicios públicos) y que puso en marcha el Departamento Nacional de Planeación, el 27% de la población colombiana al cierre del año pasado estaba en la pobreza. Este resultado es menor en 2,4% frente al registrado en 2011.

Desde esta medición, asegura el DANE, “en las cabeceras el porcentaje de personas en pobreza fue del 20,6% y en el resto (área rural), del 48,3%”. De acuerdo con la metodología del IPM, entre 2011 y 2012 en los hogares del país disminuyeron las barreras en el acceso a servicios públicos en 1,6%; el bajo logro educativo cayó de 54,6 a 53,1%; el trabajo informal, de 80,4 a 80% y el hacinamiento crítico, de 14,2 a 13,1%. Sin embargo, durante el lapso en mención aumentó la privación a una fuente de agua mejorada en el campo.

hsandoval   @elespectador.com

@hector_sandoval